Los estragos del miedo en las mentes colonizadas

OPINIÓN

Por Eileen Llorens

Para Prensa sin censura

La mentalidad colonizada y la capitalización del miedo son factores que han contribuido con la psicosis colectiva en tiempos covidianos.

Modalidades creativas de colonización de territorios, y la colonización generalizada resultante por el dominio del poder corporativo, el imperialismo global.

La colonización mental es la que más aprisiona.

A ver:

Se ha aceptado control cuasi totalitario; violaciones de derechos y de constituciones, de todo tipo.

De momento, es sorprendente lo poco que se cuestiona al poder que se critica para todo lo demás.

Se siguen sus dogmas como cultos, con sus dioses, sacramentos, rituales y sacrificios, aun por quienes se proclaman ateos.

Se ha hecho pensar, creer, que lo que ha impuesto ese poder caprichosamente, es para algún bien colectivo.

Y aun si lo fuese, no se justifican las violaciones cometidas. El arrancar la soberanía personal, y la de los países.

Las imposiciones responden a la desmedida avaricia del puñado de psicópatas desalmados que intentan perpetuarse en el poder.

Por su adicción al poder, y su servicio a fuerzas involutivas, sean las que fueren; ese es el precipicio, por el cual empujan a la humanidad.

Como a una tumba. Muerte en vida. Destrucción de la esencia humana. Transhumanismo.

Hacia la esclavitud en el neo tecno feudalismo, en una dictadura digital. Incluyendo encierro perpetuo en 20m “smart cities”. Campos de concentración disfrazados. Comiendo insectos y ‘franken’ carne de psycho-farma-gates.

Y poco a poco, eliminan la agricultura.

Ataques, fuegos, y desastres climáticos y geológicos provocados. Contaminación de la tierra y agua… Acaparamiento de todo. Privatización.

Como sucede en cualquier guerra, e incluye lavado de dinero público. transfiriéndolo a manos privadas. Y esquemas de deuda, con lo que también controlan a gobiernos, a políticos.

El dinero, que se le pone en bandeja de plata consumiendo sus venenos, comprando todo y a todos los que pueden.

Y también obtienen dominio utilizando la geoingeniería, la modificación del clima.

“Armas silenciosas para guerras tranquilas”, se ha dicho.

La guerra contra la humanidad, ha escalado con el operativo mundial y experimento de pánico y control social covidiano: el tumbe y el crimen más grande en la historia de la humanidad.

Por el inminente colapso financiero, necesitaban acelerar la agenda, que incluía todos los absurdos y dañinos mandatos, para adelantar sus objetivos.

Hasta los terribles encierros eran necesarios por las movidas financieras que llevaban a cabo.

El tema del clima, tergiversado y capturado también, necesario por el asunto de los créditos de carbón, que junto a la moneda digital centralizada, y los “pasaportes” digitales, les proporcionarían el control absoluto del humano, en un régimen financiero fascista totalitario.

Lo hacen con insidia, burla, y colaboración, facilitación o silencio, de demasiada parte de las víctimas.

(Acordarse de cuando ensayaron el mandato que sometía a la población a que se le introdujeran los bastoncillos para las pruebas inservibles, por donde no da el sol, y hasta violaron los cuerpecitos de niños.)

La$ pruebas son parte esencial del fraude covidiano.

El propio creador de la tecnología pcr, por lo cual recibió premio nobel, manifestó en innumerables ocasiones que no son para diagnóstico, no dicen si alguien está enfermo, y que se puede encontrar lo que se quiera con las mismas.

Continuan eliminando a la población, ¡con su propia colaboración! Con armas biológicas, vacunas interminables, y ni los animales, y ni hasta las abejas se salvan (para administrar las armas biológicas, terapia genética, tecnología destructiva para control, o como se le quiera llamar, también por medio de la comida, y así contrarrestar la resistencia a las inyecciones, que va en aumento).

Bombardeo de tóxicos de todo tipo, desde por medio de la comida, hasta por las mal llamadas medicinas, y protocolos que dañan; pasando por el aire (asperjaciones) y el agua, que privatizan, (botellitas contaminadas y contaminantes) y todo va formando parte del pote de la “nueva normalidad”.

Utilizan toda clase de vocabulario tipo “woke”, manipulado y con significado que no es lo que aparenta, y llevan al absurdo, para su beneficio, para adelantar su agenda, temas que ciertamente merecen atención y soluciones, pero no siguiendo el discurso oficial empujado con propaganda y censura, ni con la aceptación de sus “soluciones”, contrarias a un verdadero manejo efectivo y a largo plazo, que resulte en beneficio real para la mayoría.

Un ejemplo es el tergiversado asunto del clima. Tema que merece diálogo y debate más allá de la “caja” del carbón, el movimiento verde, y la energía renovable, que el poder promueve.

Hay que analizar la situación real, y las opciones. Y ni hablemos de la ciencia manipulada y capturada.

La libre, y la que exponen los miles de expertos censurados, que desmonta la farsa. Seguimos. Y como dice la Dra. Ana Maria Oliva: “nada ni nadie jamás puede apagar nuestra luz”.

Imagen/Istock Photo

2 comentarios en “Los estragos del miedo en las mentes colonizadas

  1. Exellente reseña, así todo lo que hemos pasado desde 2020, burlas, mentiras, perdidas familiares ,miedo y obligatoriedad en todo lugares. Y El ser persona luz y de oración que pueda cuestionar o razonar es delitó. Toda persona se merecé saber verdad estamos siendo exclavos en todo aspecto. Seguimos adelante!!!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s