Chamana devela secreto de la Vida en Dos Aguas

Jaime Torres Torres

Lejos del bullicio metropolitano, en un entorno de paz y luz, justo donde se abrazan Dos Aguas, la del Río Espíritu Santo y el Río Guzmán, otro Puerto Rico fue posible sin mascarillas y miedos de contagios con el Covid-19.

Una sabia curandera y experimentada chamana, de nombre María Benedetti, autora y educadora etnobotánica radicada aquí desde 1989, impartió un taller práctico de plantas medicinales a un selecto grupo de mujeres, jóvenes en su mayor parte, con los pies sobre la tierra, despiertas y conscientes de que la vida palpita en la Madre Naturaleza, fuente de salud por excelencia.

Y hubo canciones, como “Las Plantas Medicinales” que el mayagüezano José Seda Vázquez inspiró en su libro “¡Hasta los baños te curan”, entonada desde el amor colectivo como bienvenida e inicio del taller sobre la vida en abundancia, un regalo a los cinco sentidos, particularmente al olfatorio por la variedad de aromas y fragancias de los aceites de las plantas curativas.

María, la anfitriona, auscultó la opinión de los presentes sobre la salud. En una pizarra anotó, una tras una, las definiciones provistas: plenitud, vitalidad, juventud, consistencia, longevidad, energía, respiración, movimiento, amor, nutrición, esperanza, balance, espiritualidad, conexión, comunión, bienestar, entorno, menjunje…

Y, tejiendo anécdotas y aclarando dudas, dictó una clase magistral amena y didáctica, prolongada durante cuatro horas en que se conoció el poder de la infusión de menta como antidepresivo y anticancerígeno; se descubrió el misterio del Clavel de Muerto, muy popular en tiempos en que en Puerto Rico no había funerarias, y la utilidad del maniluvio o lavado de manos con plantas medicinales aromáticas que purifican, desinfectan y protegen contra bacterias y virus.

María develó los secretos de los teses e infusiones; las propiedades curativas de plantas como Poleo y Melisa, la técnica de la decocción, los rituales antes de intervenir con la flora sanadora de Borinquen, orejitas para dormir mejor, la preparación sencilla de aceites esenciales en casa y la importancia del equilibrio personal con la Pachamama.

“Analicen lo que es la dieta de Dios y la dieta de las fábricas. Si viene de Dios, te hace bien, y debes comerlo. Si es fabricado no lo comas porque te enferma”, dijo María al aclarar que la planta más importante es la de los pies, porque sostienen a la persona, donde se pisa se recibe energía y con aceites esenciales y otros remedios se obtiene salud.

El taller incluyó una dinámica al aire libre, con una vista espectacular del verdor en distintas tonalidades y su contraste con el bambú, el flamboyán, los helechos, las palmeras y la confluencia del Río Guzmán con el bendito Espíritu Santo, de cuyo nombre poco se ha investigado y lo poco que se sabe se atribuye a leyendas de tradición oral de los más ancianos del sector El Verde en Río Grande.

Tras la sesión de respiración profunda, de captura y proyección visual e imaginaria del entorno edénico de Dos Aguas, el taller continuó con la práctica de preparación de El Mojito de Abuela, un Pesto de Orégano Brujo, los Angelitos de Ajo, el uso de la malagueta y el jarabe curativo de sábila, que se prepara con una penca, media cebolla, media taza de jugo de limón y miel a gusto.

Al final, María Benedetti obsequió plantas medicinales listas para trasplantar a canastas o al huerto casero, dedicó y firmó sus libros “¡Hasta los baños te curan!” y “Árboles nuestros para la supervivencia”.

Los participantes posaron para una foto y regresaron a sus hogares con la literatura que María facilitó, varias plantas, hojas de malagueta y, en mi caso, con un tiestito de Melisa, útil e ideal para equilibrar el sistema nervioso, para infusiones, batidas verdes, aderezos, baños, cataplasmas, aceites botánicos para sobos y masajes y muy eficaz para sanar el herpes.

Pero, en especial, se marcharon acariciando una experiencia extraordinaria en que gente sensible, emprendedora y comprometida con la sanación de Puerto Rico coincidió en Dos Aguas, al final de la Ruta 66, a la izquierda en la PR-3 poco después del acceso a la PR-186 que conduce a El Verde.

La gentileza de la administración de Dos Aguas, la ultra profesional Tashia Howard Arroyo y la licenciada Carla Arraiza González, fue fundamental en el éxito del taller Plantas Medicinales con María Benedetti, heroína revolucionaria de la salud integral que tanta falta hace en el Puerto Rico pandémico de 2022.

¿Su vacuna? Un acróstico ingenioso por demás que es su credo:

Vitalidad.

Amor propio.

Comunidad .

Unión con tu fuente.

Nutrición.

Alegría.

Fotos/JaimeTorresTorres

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s