Compañía sustraerá agua de El Yunque, que le pertenece a Puerto Rico, para fines de explotación capitalista

Bajacú Ramce

También somos tierra y agua.

En la Semana del Planeta Tierra sale a la luz pública la noticia de la inauguración de una planta embotelladora de agua en el municipio de Las Piedras de la multinacional empresa Cristalia con fotos de varias personas entre las que destaca el actual gobernador Pedro Pierluisi.

Afirma que la misma producirá 1,100 millones de botellas de agua al año, convirtiéndose así en la planta de mayor capacidad «productora» del Caribe.

Ahora bien, ¿de dónde sale el agua que embotella Cristalia? De los manantiales de Puerto Rico, según afirman en su lema en todas sus redes sociales.

El agua es un recurso esencial natural, ecológico y biológico del que dependemos los seres humanos, el balance ambiental, la biodiversidad, y el caudal de aguas de ríos y quebradas, todo lo que es afectado por estas extracciones industriales. He atestiguado la afirmación de personas que indican como ha bajado el nivel de agua en muchos ríos y quebradas y como se han secado venas de manantiales sin saber por qué. Se nos dice que el calentamiento global y el cambio climático es algo que nos toca enfrentar como reto pero no se visibiliza a quienes son los principales responsables de este problema, como las industrias multinacionales, productoras, agencias militares y políticas. Hay otras prácticas que también podemos cambiar en menores escalas pero poco podrá lograrse mientras no se responsabilice a los principales causantes. El capitalismo (el dinero antes que todo) jamás será capaz de generar salud y balance en ninguna parte del universo.

Desde hace algún tiempo se viene advirtiendo que el próximo recurso a ser codiciado por las élites capitalistas sería el agua, y ya lo es. Estas embotelladoras no producen agua sino que la extraen a modo de explotación de los cuerpos de agua naturales para envasarlas en plástico y venderlas, por lo que son más bien productoras de botellas de plástico y privatizadoras de nuestro recurso esencial y natural agua, que pertenece a nuestro país, pueblo y naturaleza para su uso responsable y respetuoso y la protección de estos ecosistemas.

Lo que acrecienta otro problema, el de los desperdicios sólidos, en este caso, del plástico. Esto implica más plástico, más residuos contaminantes en un país que no ha manejado el tema de los residuos con responsabilidad a nivel general. No existe la educación, recolección, y reciclaje de este material accesible y eficiente a toda la población. Incluso, no existe ninguna industria recicladora de plástico en nuestro país, lo que debería ir de la mano de la introducción de cualquier industria que utilice un material para su producción, ya que estas industrias se benefician económicamente de nuestro territorio, recursos y consumo.

Lo mínimo que pueden hacer es encargarse de los residuos que generan invirtiendo en facilidades, recolección y educación para este fin. En lugar de esto el sistema culpabiliza a la población que termina siendo más pobre mientras los ricos se enriquecen más con estas empresas.

Así también se han establecido múltiples industrias farmacéuticas para usar agua de los acuíferos de nuestra tierra. Luego vemos que la promoción a la responsabilidad va dirigida únicamente a la población general, a disminuir nuestro consumo de agua como recurso limitado.

Nos dicen que la escasez de agua es debido a las sequías y que nos toca enfrentar la racionalización de la misma. En cada lugar al que vamos solo hay agua embotellada a excepción de muy pocos espacios con otra conciencia. Tampoco se educa e incentiva de modo suficiente el uso de filtros en los hogares y comercios para proveer agua en envases reusables o compostables, o incluso la agencia pública de AAA no invierte en sistemas de filtración que hagan del agua que llega a nuestros grifos una realmente apta para el consumo saludable.

Hace tiempo atrás nuestras comunidades se establecían cerca de los ríos para relacionarse con este recurso que es parte vital de nuestras necesidades de salud y vida. Con el paso del tiempo nos fueron desplazando de estos espacios para capitalizar la tierra y establecer otros sistemas de vida, para así crear relaciones de dependencia y explotación de recursos naturales y humanos con el fin del lucro capital de quienes desean poseer para controlar.

Solicitamos conciencia a nuestro pueblo, hablar en voz alta de estos temas, visibilizar y problematizar las iniciativas políticas y comerciales, las industrias, el consumo, la administración de nuestros recursos naturales más allá del consumo humano, los derechos nuestros como personas nativas de este territorio, la historia, los empleos, las políticas.

Protejamos nuestros recursos naturales y nuestras aguas, con todos los ecosistemas y biodiversidad. Alejémonos de todo lo que daña, altera, contamina este recurso esencial. Exijamos al gobierno que se prioritize la vida antes de la ganancia capital de ciertas corporaciones millonarias.

Demandemos industrias de reciclaje responsables, eficientes y accesibles a toda la población, de todo material que se convierte en desecho en el país, alargando la posibilidad de uso de estos materiales, ampliando las oportunidades económicas y empleos, y evitando que nuestra hermosa isla se convierta en un vertedero en lo que logramos aprender a vivir sin desperdicios no compostables ni renovables.

Fotos/Facebook

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s