Se eleva a 62% la mortalidad de niños vacunados contra el covid, según datos oficiales del gobierno del Reino Unido

Traducido de theexpose.uk por TierraPura.org

El 13 de septiembre de 2021, los cuatro directores médicos del Reino Unido aconsejaron al Gobierno británico que ofreciera la vacuna Covid-19 de Pfizer a todos los niños mayores de doce años.

Esto fue a pesar de que el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI) declaró previamente que no podía apoyar la vacunación universal de los niños.

¿Es solo una coincidencia que las muertes entre los niños hayan aumentado desde entonces en un 62% con respecto a la media de un periodo de cinco años?

Chris Whitty, ex principal consejero científico del ejecutivo de Reino Unido, respaldó la medida de vacunar a todos los niños sanos mayores de 12 años, alegando que puede “ayudar a prevenir brotes en las aulas y más interrupciones en la educación este invierno”.

La carta enviada al Gobierno por las cuatro Organizaciones Médicas Colegiadas afirma que examinaron los beneficios y riesgos para la salud pública de la vacunación universal en los niños para determinar si esto cambiaba la relación riesgo-beneficio en ambos sentidos. Chris Whitty y sus colegas afirman en su carta que “lo más importante en este grupo de edad fue el impacto en la educación”.

Pero si Chris Whitty no sabe ya que las vacunas Covid-19 son ineficaces para prevenir la transmisión o la infección, su incompetencia debería costarle el puesto. Porque incluso el director del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos sabe que las inyecciones de Covid-19 no previenen la transmisión ni la infección.

La variante Delta es supuestamente ahora la variante más dominante en el Reino Unido, y lo ha sido durante meses, y ahora sabemos gracias a los datos de Public Health England que las personas que habían sido vacunadas con Covid-19 representaron el 71% de todas las muertes por Covid-19 Delta desde el 1 de febrero de 2021 hasta el 12 de septiembre de 2021.

Se registraron 160 muertes entre la población parcialmente vacunada, 722 muertes entre la población no vacunada y 1613 muertes entre la población totalmente vacunada.

Incluso si las vacunas contra el Covid-19 fueran eficaces para prevenir las muertes, lo que claramente no es así, esto seguiría sin justificar la administración del tratamiento experimental que aún está en fase de pruebas clínicas hasta 2023 como muy pronto a los niños, porque no se están muriendo por el Covid-19.

Los datos disponibles del NHS muestran que entre marzo de 2020 y el 20 de octubre de 2021, solo 14 personas menores de 19 años murieron en hospitales del Reino Unido con Covid-19 que no tenían ninguna condición preexistente conocida, mientras que solo 50 personas menores de 19 años murieron en hospitales del Reino Unido que tenían otras condiciones preexistentes extremadamente graves y debilitantes.

En el Reino Unido hay aproximadamente 15,6 millones de personas de 19 años o menos, lo que significa que sólo 1 de cada 312.000 niños y adolescentes han fallecido supuestamente con Covid-19 en 18 meses y tenían otras enfermedades preexistentes graves. Mientras que solo 1 de cada 1,1 millones de niños han muerto supuestamente con Covid-19 en 20 meses, que no tenían ninguna enfermedad preexistente conocida.

Como puede ver, no hay absolutamente ninguna justificación para dar una vacuna experimental Covid-19 a los niños, y la excusa utilizada por Chris Whitty de que puede “ayudar a prevenir los brotes en las aulas y más interrupciones en la educación este invierno” es indignante porque no previenen la infección o la transmisión, incluso el Gobierno del Reino Unido y la Universidad de Oxford han admitido esto en estudios científicos recientemente publicados.

Así que, dicho y hecho, las pruebas disponibles en la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) sugieren definitivamente que Chris Whitty, el Director Médico de Inglaterra, tiene algunas preguntas serias que responder.

Chris Whitty ha aconsejado al Gobierno del Reino Unido que ponga en marcha la vacuna Covid-19 de Pfizer para todos los niños mayores de 12 años en la semana 37 de 2021. Gracias a los preparativos que ya estaba haciendo el NHS para inmiscuirse en la educación en las escuelas y administrar la vacuna a los niños, el despliegue se puso en marcha la semana siguiente (semana 38).

La edición de la media de cinco años (2015-2019) de “Muertes registradas semanalmente en Inglaterra y Gales”, que puede descargarse aquí, y a la que se puede acceder en el sitio web de la ONS aquí, muestra que entre la semana 38 y la 41 se produjeron un total de 21 muertes entre niños de 10 a 14 años.

Mientras que las ediciones de 2021 de las “Muertes registradas semanalmente en Inglaterra y Gales”, que pueden descargarse aquí, y a las que se puede acceder en el sitio web de la ONS aquí, muestran que entre la semana 38 y la semana 41 de 2021, se produjeron un total de 34 muertes de niños de entre 10 y 14 años.

Esto muestra que el número de muertes entre la semana 38 y la semana 41 de 2021 entre los niños de 10 a 14 años fue un 62% mayor que la media de cinco años para el número de muertes en este grupo de edad durante el mismo período, y el aumento de las muertes comenzó precisamente en el mismo momento en que los niños comenzaron a recibir la vacuna Covid-19.

Por ejemplo, en las 6 semanas anteriores a la semana 38, la media quinquenal de muertes entre todos los niños de 10 a 14 años era de 28. Mientras que en las 6 semanas anteriores a la semana 38 de 2021 se produjeron 29 muertes entre los niños mayores de 10 años, lo que representa un aumento de sólo el 3,5% en 2021 respecto a la media quinquenal.

Hemos elaborado la siguiente tabla con las cifras de la ONS para poder comparar fácilmente el número de muertes por semana entre los niños separados por sexo.

Como se puede ver arriba, el mayor aumento de muertes desde que se ofreció a los niños la vacuna Covid-19 se produjo en la semana 40 de 2021, en la que se produjo un aumento del 120% en la media de cinco años del número de muertes entre los niños.

Sin embargo, es preocupante el número de muertes que se produjeron en la semana 34 de 2021, antes de que Chris Whitty aprobara la aplicación de la vacuna Covid-19 a todos los niños mayores de 12 años.

En la semana 34 se produjo un aumento del 175% en las muertes de todos los niños, un aumento del 100% en las muertes de los niños varones y un aumento del 400% en las muertes de las niñas con respecto a la media de cinco años. ¿Podría esto tener algo que ver con que una gran parte de los niños considerados vulnerables recibieran la vacuna Covid-19 la semana anterior, tal y como recomendaba el JCVI, o es simplemente otra coincidencia?

Los datos están ahí para que los vean las autoridades, un aumento del 62% en las muertes de niños frente a la media de cinco años desde que se empezó a administrar la vacuna Covid-19. ¿Investigarán esto y suspenderán el suministro de esta inyección experimental a los niños con efecto inmediato? Lo dudamos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s