Bendición a la niñez cubana en tiempos de Covid

Por María Victoria Valdés Rodda

Periodista cubana de Revista Bohemia

Especial para Prensa sin Censura

Foto de Rafael Martínez Arias. CubaSí

Ante la exhortación, del domingo 27 de junio 2021, a no cansarnos hecha vía Twitter por el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, la nación arrancó esta semana con la sombra de la irresponsabilidad ciudadana, lo cual deriva en el aumento de casos de coronavirus, tanto en la población, en general, como en la pediátrica, en particular, aunque con excelentes perspectivas en términos de cuidados.

Demos buenas nuevas para impulsar el lunes, por lo general arranque de grandes expectativas de los días por delante. Lo que informaré cae en el ámbito de las bondades de un país abocado a la salvación de los suyos: casi al finalizar el mes, hoy, 28 de junio, el primer grupo de 25 niños entre tres y 11 años incluidos en el ensayo clínico antiCovid-19 de Cuba, llamado Soberana Pediatría, recibirá la dosis inicial del candidato vacunal Soberana 02.

Autoridades del Instituto Finlay de Vacunas (IFV), institución desarrolladora del proyecto, la selección de los pequeños voluntarios se realizó luego de que fuera comprobada la seguridad de la primera inyección de Soberana 02 en 25 adolescentes de 12 a 18 años. Y es este un escenario positivo para seguir desde Puerto Rico por Prensa sin censura, en las próximas jornadas. Puntualizaron que este tipo de inmunización contra la Covid-19 en la población infantil es fundamental, pues podría tener un efecto muy positivo en la contención de la progresión de esta enfermedad. Cuba acumula hasta la fecha, 24 mil 982 pacientes pediátricos diagnosticados con la Covid-19, de los cuales más del 90 por ciento ya está recuperado, divulgó la Agencia cubana Prensa Latina.

Sí, es una cifra que hiela la sangre, pero no nos cansaremos como pide el mandatario cubano, porque con tesón se ven los frutos. De modo, que el conocimiento científico de la Mayor de las Antillas se empeña por desbrozar el camino difícil, en otro escenario no menos importante: presentar un diagnóstico referido al universo infanto-juvenil, en su desempeño social, cultural y familiar.

Se ha trabajado para que ello redunde en el desarrollo de estrategias adecuadas. En este sentido, la Agencia Cubana de Noticias (ACN) dio a conocer la recogida de datos sobre aspectos de salud, estimulación en el hogar y aprendizaje en niños y adolescentes cubanos a través del Encuestador CNEURO. Se trata de una aplicación (apk) desarrollada por el Centro de Neurociencias de Cuba y otras instituciones de los ministerios de Educación, Educación Superior y Salud Pública, así como de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba.

¿Cuál fue su objetivo?: especialistas de diversas instituciones ahondaron aquí en los impactos del confinamiento sanitario durante el período pandémico en ese grupo etario. La muestra arrojó un incremento del uso de las tecnologías, así como problemas de concentración, irritabilidad y un marcado apego a los adultos. Por otra parte, también se pudo comprobar más sociabilidad con los miembros de la familia y amigos, compañeros de aula y maestros, por supuesto a través de las redes sociales, en lo que ya es un fenómeno mundial, y Cuba es parte activa de esta era de globalización.

Asimismo, recogió opiniones de padres y familiares, quienes declararon estar más atentos a sus hijos en el estudio y en el cumplimiento de las tareas docentes, así como de actividades didácticas para acompañarlos, “haciendo uso de las teleclases y de recursos adicionales de su propia autogestión e iniciativa. También los cuidadores señalaron que promueven las muestras de cariño y reconocimiento moral a los niños cuando cumplen las normas establecidas”, tal y como refiere la ACN.

Los niños en Cuba son pequeños “dioses”, todo para su felicidad, de manera que esta aproximación no es una iniciativa aislada de la Ciencia cubana pues se imbrica con toda una política de Estado. Ha sido analizado el posible desenvolvimiento en el futuro inmediato, a partir de la incidencia en los menores de nuestra realidad, tan compleja y multicausal ahora en pandemia, y que deberá hacer de las suyas también en 2022.

La Agencia noticiosa nacional añade que, de acuerdo a lo referido en el documento, el “dibujo” panorámico de la situación social y de salud del desarrollo de la población infantil “apoyará la toma de decisiones y la implementación de estrategias de atención individualizadas por territorio e intersectorialmente, y contribuirá al seguimiento de niños y niñas convalecientes de COVID-19, así como al estudio de poblaciones vulnerables”.

Del resultado de las recomendaciones de los científicos de la Isla, se posibilitará “un mejor control y seguimiento de las consultas de puericultura y para acciones concretas dirigidas al bienestar físico y psicológico infantil, a través de las diversas instituciones y modalidades educativas y el apoyo al diseño de políticas a nivel de país”.

No en balde el Héroe Nacional de Cuba, José Martí lo enfatizaba en su introducción del primer número de la Edad de Oro (julio-octubre 1889): “Para los niños es este periódico, y para las niñas, por supuesto. Sin las niñas no se puede vivir, como no puede vivir la tierra sin luz. El niño ha de trabajar, de andar, de estudiar, de ser fuerte, de ser hermoso: el niño puede hacerse hermoso, aunque sea feo; un niño bueno, inteligente y aseado es siempre hermoso”.

¡Velemos por tanto por la salud de nuestros niños!

A los niños se les enseña a protegerse del virus: escuela primaria Roberto Coco Peredo, en Bayamo, provincia de Granma en el oriente cubano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s