Carta abierta a Manuel Cidre

Fátima Seda Barletta

Periodista

Hace varias semanas me abordaron unos inversionistas de los países árabes para que comenzara las gestiones, a fin de invertir un billón -si, con b- de euros en Puerto Rico.

Conocedora de las leyes que facilitan la inversión extranjera pero desconocedora de los mecanismos para ingresar ese capital al país, de los proyectos más s importantes para nuestro país y de los aspectos contributivos, rauda y veloz llame al Depto. de Desarrollo Económico, a fin de que me apoyaran en las gestiones necesarias.

Cuando iba por la quinta llamada sin que nadie se tomara 30 segundos para contestar a sus oficinas, le explico al muchacho del cuadro mi necesidad y él pasa la llamada a su despacho, señor Cidre.

Su secretaria respondió a mi reclamo con un simple: “Es que solo vienen a la oficina los viernes, el resto de la semana trabajan remoto.” “Tan remoto,” respondí, “que les impide estirar el brazo para contestar las llamadas de su trabajo.”

De todas maneras, le expliqué a su secretaria que estaba sirviendo de puente temporero entre el departamento y estos inversionistas, que necesitaban respuestas concretas a sus inquietudes, antes de desembolsar fondo alguno.

Me aseguró que ella misma se comunicaría con el Lcdo. Cárdenas, encargado de la sección de incentivos contributivos. Parece que desde que se fue, nunca más s volvió, como el tango, porque esa llamada nunca sucedió.


Bruta, consulta con un CPA. Bruta al fin, consulté con uno que es profesor de una universidad y con otro que ha presidido grandes empresas. Ninguno me podía orientar. La opinión de ellos es que Manolo Cidre es brillante, tremendo comerciante, etc., pero que el departamento que dirige no le sigue el ritmo ni los pasos, y Cidre no se entera, porque tiene muchas cosas que hacer.

Ese dia, Cidre volvía a otro programa de tv y celebraba que en Yauco se estaba abriendo una empresa con $300,000 y pico de mil dólares. Y yo con un billón pero nadie que me atienda.

Han pasado cinco meses de los cuatro años que tiene esta administración y claro, que tiene el señor Cidre para emular a los Teodoro Moscoso de la vida y lograr el milagro económico de revivir a este muerto. Digo, a este país.

Entre tanto, las inversiones que tocan la puerta al país por ser un paraíso contributivo pasan ignoradas porque unos no van a trabajar, otros son cortos de brazos y no contestan llamadas de su departamento y otros no saben lo mínimo sobre el trabajo que deben desempeñar.

Personalmente, creo que Pierluisi nombró al señor Cidre para desarrollar la economía a sabiendas de que fracasaría, pero así lo saca de la carrera política. Es lógico: si no puede dirigir la economía desde un triste departamento, menos puede dirigir un país. Señor Cidre, creo que regañarme y engañarme cuando llamo a presentar DINERO que tan malditamente necesita este país no funciona. Dejar de contestar llamadas no funciona. Viera usted como tratan a uno en la República Dominicana cuando se va a invertir allá.
Hago esta carta pública a ver si alguien le da “forward” y usted me llama, a ver si alguien va a trabajar allí o usted lo motiva a salir de la cama, a dejar el paseo por Plaza las Américas, para que retengamos ese billón acá. No que tenga fe en que sucederá, pero quizás, entre programa y programa de televisión vendiendo sueños, usted toque piso y eche a andar la economía. No la suya, nuestra economía.

Manuel Cidre, secretario de Desarrollo Económico de la administración Pierluisi.

2 comentarios en “Carta abierta a Manuel Cidre

  1. Nada nuevo en esa isla..Asi siempre seran, vagos, interesados en estupideces que en nada ayudan a la isla..Saquenlo como paso con Ricky Rosello..
    Como es posible que pongan a un panadero,aunque sea exitoso vendiendo pan y postres a liderar el departamento de desarrollo economico de PR?
    Es cullpa de llos puertorriquenos que solo estan para baile baraja y botella, pobre PR.

    Le gusta a 1 persona

  2. Y se sienta en la TV a decir que los jóvenes no quieren trabajar. Mi hijo con un bachillerato se está partiendo la vida trabajando 12 horas nocturnas en un pueblo distante en una farmacéutica por qué no encuentra empleo en su área de preparación.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s