Atribuyen pérdida de acreditación del Recinto de Ciencias Médicas a la Junta de Supervisión Fiscal y a la administración de la UPR

Para Prensa sin censura

Los representantes del sector docente ante la Junta Universitaria de la Universidad de Puerto Rico (UPR) denuncian que los recortes de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) son los responsables de los problemas de acreditación del Programa de Residencia Neurocirugía del Recinto de Ciencias Médicas.

El Consejo de Acreditación para la Educación Médica Graduada (ACGME, por sus siglas en inglés) informó de la acción tomada. Si el proceso de apelación no prospera, al quedarse sin acreditación en junio de 2022, el programa tendría que cerrar con el efecto consiguiente sobre los servicios que presta el Centro Médico.

“Los universitarios hemos advertido desde que llegó la Junta de Supervisión Fiscal que su política de austeridad extrema para pagarle a los bonistas iba a causar problemas con las agencias acreditadoras. Entre esas medidas podemos mencionar el recorte por $333 al presupuesto de la UPR y la merma de $94 millones adicionales para este año. Antes de que llegara la Junta de Supervisión Fiscal el dinero asignado del Fondo General del gobierno de Puerto Rico a la UPR era  $833 millones. Ahora la JSF pretende que para el 1ro de julio el nuevo presupuesto sea $407 millones, una reducción total de 51%.  Todas las agencias acreditadoras toman en consideración el estándar de acreditación sobre planificación y recursos económicos.  Es necesaria una acción concertada para convencer a la agencia acreditadora que el programa cuenta con los recursos necesarios para que no se pierda un programa crítico para la salud pública en Puerto Rico. De lo contrario, nuestros estudiantes tendrán que salir del País para prepararse en esa especialidad, con una alta probabilidad que no regresen a la isla”, expresó la Dra. Rosa González, representante claustral de UPR-Arecibo.

Sin embargo, los representantes claustrales expresaron que la administración universitaria también tiene alta responsabilidad ante la amenaza al programa de residencia de Neurocirugía. “La situación se ha agravado porque no hay un presupuesto sostenido, ha habido ausencia total de dirección y seguimiento administrativo. Una aportación de $8 millones del Departamento de Salud no se sabe en qué se utilizó y los informes de progreso requeridos se han entregado incompletos y atrasados. El Rector del Recinto de Ciencias Médicas, Dr. Segundo Rodríguez Quilichini, como CEO del recinto, tiene toda la responsabilidad y le corresponde actuar. Se nombró ayer a un director interino de la sección que ahora tiene que moverse a enfrentar una situación muy difícil de resolver. Los administradores universitarios no cumplieron con su responsabilidad”, añadió Dra. Lida Orta, representante claustral alterna de la UPR-Recinto de Ciencias Médicas.

Los universitarios han solicitado reiteradamente a la Junta de Gobierno, al Presidente y a todos los rectores que se enfrenten a los recortes de la Junta de Supervisión Fiscal y defiendan a la UPR. “Se necesita una administración capaz que asertivamente convenza al ejecutivo y a la Junta de Supervisión Fiscal que suelte a la UPR y a sus recintos de los cortes presupuestarios que no sostienen la operación y servicios al País. La pérdida de esa acreditación puede ser el comienzo de la pérdida de otras más y el riesgo de que el País se quede sin  especialistas graduados aquí. Si se debilita el Recinto de Ciencias Médicas, se debilita el Centro Médico. El efecto sería nefasto sobre la población que requiere de sus servicios”, resaltó la Dra. Lourdes Soto de Laurido, representante claustral de la UPR-Recinto de Ciencias Médicas.

“Reducir el apoyo del gobierno a la educación superior pública tiene consecuencias devastadoras sobre el futuro de Puerto Rico. Ocasiona la fuga de cerebros, como en este caso, de jóvenes científicos y profesionales biomédicos. Hacer recortes en la educación no es una solución viable para lograr la recuperación de nuestra economía, por el contrario, agrava la situación. La inversión en educación en una época de dificultades económicas no es un lujo, es la puerta de entrada al desarrollo económico y social del País. El futuro de Puerto Rico está en juego”, finalizó diciendo el Dr. Jorge Colón, representante claustral de la UPR-Río Piedras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s