Por la libre el maltrato sexual de menores en Puerto Rico

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura-Noticias

Abril, mes de la prevención del maltrato infantil, sorprende a Puerto Rico con una incidencia altísima de desapariciones de menores y un caos en lo concerniente a delitos sexuales perpetrados a niñas y niños, mal social que ha recrudecido durante la pandemia.

El delito sexual de más alta incidencia son los actos lascivos con 63%, seguido de violación (13%), sodomía (12%) y violación técnica.

Según se desprende de la Oficina de Estadísticas y la Unidad de Delitos Sexuales y Maltrato de Menores del Negociado de la Policía de Puerto Rico, a diciembre de 2020, la mayor parte de las víctimas son niñas.

Arecibo es el pueblo de mayor cantidad de delitos sexuales a jovencitas, seguido de Caguas, Bayamón, Ponce, Carolina y San Juan. Las menores entre 11 y 15 años ocupan el primer lugar en la estadística de las victimas de abuso, acoso sexual y actos lascivos. Es el mismo grupo que suele ser reportado como desaparecido por la policía. Le siguen las niñas entre 6 y 10 años y en tercer las de 5 años o menos.

Las comandancias policiacas con la mayor cantidad de ofensores sexuales son Ponce (106), Arecibo (93), Carolina y San Juan (con 86), Bayamón (81), Guayama (63) y Aguadilla (47).

La edad promedio de los agresores sexuales fluctúa entre los 30-34 años, 25-29, 11-15 años, 35-39, 21-24 y 18-20 años y mayores de 65 años. Es un dato sumamente revelador porque confirma que en la sociedad machista y patriarcal puertorriqueña, los ofensores son de prácticamente todas las edades.

La relación de la víctima con el ofensor apunta a que en su mayor parte son conocidos, padrastros, hasta los propios padres, otros familiares, desconocidos, novios y abuelos.

Ofensivas contra el maltrato infantil

El Programa Biopsisocial del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico inició la cruzada educativa “Reconoce las señales de maltrato infantil cerca de ti”.

Según investigaciones del Recinto de Ciencias Médicas, el 85% de los casos de abuso sexual y maltrato se registran en el núcleo doméstico, incluso por personas conocidas.

“Las víctimas pueden experimentar enfermedades de transmisión sexual, embarazo, depresión, ideas suicidas y hasta la pérdida de la vida. Si las secuelas del abuso no se trabajan, a largo plazo se afecta la percepción de sí mismo, las relaciones interpersonales, la confianza y la regulación de las emociones”, explica la doctora Yanira Carmona Quiñones, directora del Programa Biopsicosocial del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

Fortalecida la Alianza contra Explotación Infantil

Con motivo del mes nacional en contra de la explotación de menores, la Alianza de Puerto Rico en Contra de la Explotación Infantil (PRCACTF por sus siglas en inglés) anunció la incorporación de sus nuevos miembros. El grupo de trabajo representa a los gobiernos local, estatal y federal, además de organizaciones sin fines de lucro, en un esfuerzo conjunto no solo para identificar, investigar y encausar a depredadores sexuales de menores, sino para proveerle a las víctimas de estos horrendos crímenes toda la ayuda necesaria desde una perspectiva multidisciplinaria.

Las entidades aliadas:   

·  Oficina Federal de Investigaciones (FBI)

·  Oficina de Libertad Condicional (US Probation Office)

·  Programa de Apoyo a Víctimas de Abuso Sexual y sus Familias (PAF)

·  Oficina de Alguaciles Federales

·  Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP)

·  Centro de Salud y Justicia

·  Departamento de Justicia

·  Departamento de Educación

·  Departamento de Salud

·  Departamento de la Familia

·  Negociado de Policía de Puerto Rico

·  Policía Municipal de San Juan

·  Hospital San Juan Capestrano

·  Centros Sor Isolina Ferré

·  Puerto Rico Therapy Dogs

·  Centro Multidisciplinario para víctimas del crimen (CAVIC), Universidad Interamericana de San German

Es una de las misiones más importantes de la PRCACTF identificar, investigar y encausar a quienes poseen, transportan y producen pornografía infantil, así como a quienes se dedican al turismo sexual e incitan a nuestros menores a algún tipo de actividad sexual ilícita. No es menos importante la educación en la prevención de estos crímenes tan horrendos y la prestación de todos los servicios que sean necesarios a sus víctimas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s