Los árboles saben cuando te les acercas

Por Carlos Montalvo-Mont
Arbolista Paisajista

Darle una forma cuadrada, rectangular o redonda a un árbol puede tener diversos efectos en su crecimiento y salud; se pueden producir problemas como la reducción de la cantidad de hojas y ramas, lo que a su vez puede disminuir la capacidad del árbol para realizar la fotosíntesis y producir alimentos y oxígeno, debilitar la estructura del árbol y aumentar su susceptibilidad a enfermedades y plagas.

Esta semana estuve realizando una Evaluación Técnica de Árboles en el patio de la Cruceta del Vigia en la ciudad de Ponce, un centro turístico al sur de la isla de Puerto Rico. La mayor parte de los árboles evaluados fueron Ficus Benjamín y Ucar. Todos están podados con formas cuadradas.

El manejo de árboles conlleva varias podas, entre las cuales resalto la poda para bajar y subir la copa, poda lateral, poda de entresaca, poda de saneamiento y poda de formación. La poda de saneamiento mejora la salud y la apariencia de los árboles, al eliminar ramas muertas, enfermas o dañadas, y fomentar el crecimiento de ramas fuertes y bien distribuidas.

Sin embargo, darle una forma demasiado artificial o forzada a un árbol puede tener consecuencias negativas.

Los árboles, pueden sufrir de diferentes enfermedades causadas por patógenos, como hongos, bacterias o virus. Las enfermedades pueden afectar la salud y la estructura del árbol, lo que puede reducir su capacidad para producir alimentos y mantener el ecosistema.

Los Seres Arbóreos Vivientes pueden ser considerados como un elemento importante en el paisaje y la naturaleza que puede tener efectos positivos en el bienestar humano, incluyendo la reducción del estrés y la mejora del estado de ánimo.

No tienen un sistema nervioso central y no tienen la capacidad de ver a los seres humanos en el sentido de percibirlos visualmente. Como Doctor Árbol, que manejo a diario decenas árboles, los encuentro fascinantes y complejos ya que pueden detectar mi presencia y responder a ella a través de diversos mecanismos. incluyendo la comunicación química y la percepción ambiental.

Se comunican entre sí y con otros organismos a través de una red de señales químicas y eléctricas que se extiende por todo el suelo. Esta red, conocida como red de comunicación de raíces, permite que los árboles intercambien información sobre nutrientes, agua, enfermedades y depredadores.

Los árboles también pueden liberar compuestos químicos en el aire para comunicarse con otros árboles y organismos en su entorno.

Pueden detectar la presencia humana a través de cambios en su entorno. Por ejemplo, los árboles pueden detectar la presencia humana a través de la vibración del suelo causada por los pasos de las personas, el ruido de las herramientas de jardinería o la emisión de dióxido de carbono que producimos al respirar.

Además, los árboles pueden percibir la luz, la temperatura y la humedad, y ajustar su crecimiento y comportamiento en respuesta a estos factores ambientales.

A medida que aprendemos más sobre la complejidad de estos sistemas, es importante considerar el impacto que nuestras acciones tienen en el mundo natural y trabajar para proteger y preservar estos valiosos recursos.

Dr. Árbol en una de sus diversas faenas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s