Panel de científicos confirma peligrosidad del remedio

Publicado por The Epoch Times en español

El Senador Ron Johnson (republicano por Wisconsin) celebró un panel sobre las vacunas COVID-19 en Washington el pasado 7 de diciembre, en el que participaron expertos como el Dr. Robert Malone y el Dr. Peter McCullough.

Los expertos debatieron sobre el desarrollo de las vacunas, su composición, los datos de los sistemas de seguridad, efectos adversos, y otros temas.

He aquí cuatro conclusiones del panel.

Los expertos en seguridad registran un aumento del exceso de mortalidad

Edward Dowd, antiguo analista de BlackRock que ahora trabaja en Humanity Project, mostró datos de la encuesta de la Society of Actuaries 2021 Group Life Insurance que mostraban un aumento en la mortalidad entre adultos jóvenes y de mediana edad a partir del momento en que se empezaron a administrar las vacunas.

Lo único que cambió entonces, dijo Dowd, fueron “las vacunas y los mandatos”.

Señaló que Dinamarca y el Reino Unido, entre otros países, dejaron de recomendar o suspendieron por completo la vacunación de personas jóvenes y sanas debido a la creciente preocupación por los efectos secundarios, como la inflamación del corazón, que pueden provocar la muerte.

“¿Por qué nuestras autoridades sanitarias siguen impulsando esta vacuna si otros países están dando marcha atrás?”, preguntó Dowd.

Representantes de las principales agencias sanitarias estadounidenses, incluidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), fueron invitados al debate, pero no asistieron.

Josh Stirling, analista de seguros, presentó un análisis de datos del Reino Unido que concluía que las tasas de mortalidad eran mayores entre los vacunados a partir de mayo del 2022.

Los médicos denuncian un aumento de la inflamación cardiaca desde el inicio de la pandemia

Varias vacunas se relacionaron con efectos secundarios como la miocarditis, una forma de inflamación del corazón que puede llegar a ser mortal.

Los médicos que testificaron durante el panel dijeron que vieron un aumento en los pacientes con la inflamación.

“Ha sido muy alta”, dijo la doctora Reneta Moon, profesora clínica asociada de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Washington.

Moon dijo que había visto un número reducido de casos en los 20 años que llevaba ejerciendo antes de la pandemia. El número aumentó desde el inicio de la pandemia.

El Dr. Kirk Milhoan, pediatra residente en Hawai, también vio más casos.

Milhoan dijo que la investigación que surgió muestra que la miocarditis y una afección relacionada, la pericarditis, son causadas por las vacunas Moderna y Pfizer, farmacéuticas que no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre la inflamación del corazón.

Los estudios demuestran que la proteína de espiga, que las vacunas hacen que el cuerpo produzca, es “cardiotóxica y provoca la inflamación del corazón”, dijo Milhoan. “Piensen en ello, el actual plan de salud pública está pidiendo a nuestro propio cuerpo que fabrique una cardiotoxina”.

El COVID-19 también puede causar miocarditis, según algunos estudios, aunque otras investigaciones cuestionaron esa opinión.

Los jóvenes corren poco riesgo de contraer COVID-19

El Dr. Harvey Risch, profesor emérito de epidemiología de la Escuela de Salud Pública de Yale, presentó datos de los CDC que muestran que los jóvenes corren poco riesgo de contraer el COVID-19.

El porcentaje de infecciones mortales entre las personas de 0 a 17 años, por ejemplo, fue de sólo el 0,01 por ciento hasta septiembre del 2021, mientras que el porcentaje fue del 0,05 por ciento entre las personas de 18 a 29 años.

“Cuando la mortalidad es tan baja o inexistente en estos grupos de edad, los posibles efectos adversos graves de la vacuna superarán la mortalidad inexistente, por lo tanto, lo que se nos dijo, que todo el mundo tiene que ser vacunado… no tenía razón de ser en primer lugar, porque no había mortalidad que estuvieran tratando de prevenir”, dijo Risch.

El porcentaje era mucho mayor entre las personas mayores. Entre los mayores de 85 años, por ejemplo, el porcentaje era del 24,6 por ciento.

Dado que las vacunas tienen un impacto escaso o nulo en la transmisión o la infección, el único motivo para vacunarse es el tratamiento, pero la mayoría de los jóvenes “no tenían motivos para elegirlo cuando la mortalidad por infección es mucho menor que por vacunación”, dijo Risch.

Sin ensayos sólidos

A medida que las vacunas obtienen peores resultados frente a la infección, las autoridades sanitarias afirman que deben seguir utilizándose para protegerse frente a enfermedades graves.

Pero McCullough, director científico de The Wellness Company, dijo que ningún ensayo aleatorizado, doble y controlado con placebo demostró que las vacunas reduzcan la hospitalización o la muerte.

Tales ensayos, conocidos como ECA, se consideran generalmente la forma más elevada de evidencia para un medicamento.

Tanto la autorización de emergencia como la aprobación de las vacunas se basaron en la prevención de la infección. En las hojas informativas, a los posibles receptores se les dice que las vacunas “demostraron prevenir el COVID-19”. No se menciona la enfermedad grave ni la muerte.

El Dr. David Gortler, antiguo funcionario de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), afirma que la mejor forma de demostrar la eficacia de un medicamento es mediante estudios a largo plazo, que aún no se realizan con las vacunas porque son muy recientes.

En la actualidad, las autoridades estadounidenses aconsejan que prácticamente todos los estadounidenses reciban una serie primaria, o dos dosis, de una vacuna. También dicen que prácticamente todos los estadounidenses mayores de 4 años deben recibir un refuerzo, y que muchos estadounidenses deben recibir varios refuerzos. Los refuerzos disponibles actualmente están actualizados, pero no disponen de datos sobre su eficacia clínica. Alrededor del 12 por ciento de los estadounidenses recibieron una de ellas, según los CDC.

El senador Ron Johnson, republicano por Wisconsin. Foto/The Epoch Times

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s