El Papa Francisco ordena a las entidades vaticanas que trasladen todos los fondos al banco del Vaticano antes del 30 de septiembre

Publicado por Agencia Católica de Noticias

El Papa Francisco ha ordenado que la Santa Sede y las entidades conectadas trasladen todos los activos financieros al Instituto de Obras de Religión (IOR), comúnmente conocido como el Banco del Vaticano.

El rescripto del Papa, publicado el 23 de agosto, aclara la interpretación de un párrafo de la nueva constitución de la Curia Romana, Praedicate Evangelium, promulgada en marzo.

Según el rescripto de Francisco, los activos financieros y líquidos mantenidos en bancos distintos del IOR deben trasladarse al banco del Vaticano en un plazo de 30 días a partir de septiembre. 1, 2022.

El IOR, con sede en el estado de la Ciudad del Vaticano, tiene 110 empleados y 14 519 clientes. A partir de 2021, se ocupaba de 5 200 millones de euros (5 600 millones de dólares) de activos de los clientes.

Aunque comúnmente se llama «banco», el IOR es técnicamente un instituto financiero, sin sucursales, que trabaja dentro del Estado de la Ciudad del Vaticano para proporcionar servicios a los clientes, que incluyen a la Santa Sede y entidades conectadas, órdenes religiosas, clero, instituciones católicas y empleados de la Santa Sede.

El IOR vio disminuir su número de clientes en 472, de 14.991 clientes a finales de 2020 a 14.519 en 2021. Casi la mitad de sus clientes en 2019 eran órdenes religiosas.

Según su informe anual, el beneficio neto de 19 millones de dólares de la institución financiera en 2021 también se redujo de 44 millones de dólares en 2020 y 46 millones de dólares en 2019.

En su rescripto del 23 de agosto, el Papa Francisco dijo que el artículo 219, párrafo 3, del Praedicate Evangelium «debe interpretarse en el sentido de que la actividad de administrador de activos y custodio del patrimonio móvil de la Santa Sede y de las instituciones relacionadas con la Santa Sede es responsabilidad exclusiva del Instituto de Obras de Religión».

El decreto obligará a las instituciones de la Santa Sede, incluida la Secretaría de Estado, a trasladar sus activos financieros al IOR a finales de septiembre. Se sabe que la Secretaría de Estado tenía cuentas en instituciones financieras suizas, incluido Credit Suisse, a través de las cuales se llevó a cabo inicialmente la controvertida inversión en edificios de Londres.

El artículo 219, párrafo 3, de la nueva constitución curial dice: «La ejecución de las transacciones financieras mencionadas en los §§ 1 y 2 se lleva a cabo a través del Instituto de Obras de Religión», el IOR.

Las transacciones financieras descritas en los párrafos 1 y 2 del artículo 219 son la administración y gestión de los bienes raíces y muebles de la Santa Sede y de las entidades que confían sus activos a la Santa Sede.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s