Pesca y Vida Silvestre federal propone eliminar la Boa de la lista de especies en peligro de extinción en Puerto Rico

Jennifer Koches

Ya no están amenazados de extinción, hoy en día, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos propone eliminar a la boa puertorriqueña de la Lista Federal de Vida Silvestre en Peligro y Amenazada.

Esta acción propuesta se basa en los mejores datos científicos y comerciales disponibles que indican que la especie se ha recuperado y ya no cumple con la definición de especie en peligro de extinción o amenazada en virtud de la Ley de Especies Amenazadas (ESA).

«Las asociaciones son la clave del éxito de la Ley de Especies Amenazadas», dijo Leopoldo Miranda-Castro, Director Regional del Servicio. «El Estado Libre Asociado de Puerto Rico y muchas organizaciones locales de conservación y universidades han desempeñado un papel importante en las últimas décadas, desarrollando la ciencia y protegiendo hábitats para sostener a este habitante nativo de la isla de Puerto Rico. Una especie que ha sido incluida en la lista desde principios de la década de 1970, estamos emocionados de compartir este éxito hoy».

La boa puertorriqueña, una gran serpiente no venenosa nativa de Puerto Rico, está ampliamente distribuida por toda la isla, pero no es uniformemente abundante. Una serpiente nocturna amante de los árboles, la boa puertorriqueña es considerada un generalista del hábitat y tolera una amplia variedad de tipos de hábitat, desde bosques costeros hasta bosques kársticos húmedos y montañosos, a lo largo de arroyos, bordes de bosques y carreteras, y dentro de áreas rurales, suburbanas y algunas urbanas.

Los sistemas de cuevas son particularmente importantes para esta especie porque proporcionan presas y refugio. Las boas puertorriqueñas generalmente se alimentan de ratas, ratones, murciélagos, lagartos, pájaros y ranas.

Originalmente catalogada como especie en peligro de extinción en octubre de 1970 bajo la Ley de Conservación de Especies Amenazadas de 1969, la boa puertorriqueña permaneció incluida en la lista con la aprobación de la ESA en 1973, debido a su disminución tanto en el tamaño como en la distribución de la población como resultado de la deforestación generalizada en la década de 1800.

Desde su inclusión en la lista, se han implementado muchas leyes del Estado Libre Asociado y Federales que proporcionan protección para el hábitat en áreas donde se sabe que se produce la boa puertorriqueña. A partir de 2018, aproximadamente el 16 por ciento de la isla fue designada como áreas protegidas para su conservación. La especie ha sido documentada en numerosas áreas protegidas en toda la isla, como en el Bosque Nacional El Yunque, los bosques del Estado Libre Asociado de Río Abajo, Guajataca, Cambalache y Maricao, administrados por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, así como dentro de varias de las tierras administradas por el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico a través de su unidad Para La Naturaleza, como el Área Natural Protegida de las Cuevas del Convento.

La restauración y gestión de tierras privadas y públicas que se vieron históricamente afectadas por la deforestación, la agricultura y otras actividades de desarrollo humano también han ayudado a mejorar el hábitat de la boa. Estos esfuerzos de conservación han aumentado el hábitat disponible y han contribuido positivamente al estado actual de la especie.

Otros factores que han influido positivamente en el estatus de la boa puertorriqueña incluyen los esfuerzos de translocación y los esfuerzos de divulgación y educación que han aumentado la conciencia de la especie y han cambiado las actitudes de la persecución a la protección.

La ESA requiere que el Servicio, en cooperación con el Commonwealth, implemente un programa de monitoreo durante no menos de cinco años para todas las especies que han sido eliminadas de la lista debido a la recuperación, conocido como monitoreo posterior a la exclusión de la lista (PDM).

Estas son actividades que se llevan a cabo para verificar que una especie eliminada de la lista debido a la recuperación sigue estando a salvo del riesgo de extinción después de que las protecciones de la ESA ya no se apliquen. El objetivo principal de PDM es monitorear la especie para garantizar que su estado no se deteriore y, si se detecta una disminución, tomar medidas para detener la disminución, de modo que no vuelva a ser necesario proponerla como en peligro o amenazada.

El Servicio aceptará los comentarios de los ciudadanos por correo regular con matasellos del 12 de septiembre de 2022 o antes. Los comentarios enviados electrónicamente al Portal Federal de eRulemaking en http://www.regulativas.gov deben recibirse antes de las 11:59 p.m., hora del este en la fecha de cierre.

Debemos recibir solicitudes de audiencias públicas, por escrito, en la dirección que se muestra en PARA MÁS INFORMACIÓN CONTACTO antes del 29 de agosto de 2022.

Esta regla propuesta y los documentos de apoyo están disponibles en http://www.regulations.gov en el expediente No. FWS-R4-ES-2021-0162.

PARA MÁS INFORMACIÓN, PÓNGASE EN CONTACTO CON: Edwin Muñiz, Supervisor de Campo, EE. UU. Servicio de Pesca y Vida Silvestre, Oficina de Campo de Servicios Ecológicos del Caribe. Dirección de correo electrónico: Caribbean_es@fws.gov. Dirección postal: P.O. Box 491, Boquerón, Puerto Rico 00622. Teléfono: (787) 405-3641.

Las personas que utilizan un dispositivo de telecomunicaciones para sordos (TDD) pueden llamar al Servicio Federal de Retransmisión al 800-877-8339.

Reacciona Acción Comunitaria Cialitos

“Nos desplazan como lo hacen con la boa puertorriqueña; le dan una falsa seguridad para después quitarles su hogar. Estoy segura que esto tiene que ver con la ambición de los desarrolladores que están detrás de la zona del karso. La ley Federal de Especies en Peligro de Extinción de 1973, según enmendada, prohíbe matar, dañar, molestar, atrapar, comprar o vender una especie así como partes o productos derivados de ellas”, dijo Devora Colón, de Acción Comunitaria Cialitos.

Si se elimina la boa de la lista de especies en peligro de extinción en Puerto Rico eso podría incidir en su captura y matanza indiscriminada.

“Nosotros en la lucha de la destrucción de la zona del karso. tocamos la destrucción del hogar de la boa como especie en peligro de extinción. Escribimos a Pesca y Vida silvestre. Y ahora dan luz verde y alegan que todo está bien en sus estudios. Las personas deben escribir a las direcciones que han facilitado antes de la fecha límite”, finalizó la portavoz de Acción Comunitaria Cialitos.

Foto/USArmy

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s