La hipocresía fundamentalista de la derogación de Roe vs. Wade

Editorial

Jaime Torres Torres

No creo en el aborto pero respeto la decisión de la mujer que opta por terminar un embarazo, con la salvedad de que si lo pudo evitar y no lo hizo, de acuerdo a sus circunstancias particulares, la responsabilidad y el peso moral [si lo sintiera] es un asunto muy personal que debe sobrellevar sin ser juzgada.

Asimismo no creo que nadie tenga derecho al hijo como se tiene derecho a elegir qué cenar hoy o mañana.

Contrario al reino animal irracional y a los procesos biológicos de reproducción, un bebé no es un cachorro o un polluelo.

Un bebé es un ser humano, conforme a mi criterio, creado a imagen y semejanza de Dios. Desde la cristalización del embarazo, ese momento en que el espermatozoide fertiliza al óvulo, inicia la vida en que la pareja comparte el milagro de la creación.

Si vamos a la Biblia leeremos en el Salmo 16: “Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas”.

Al profeta Jeremías, en el primer capítulo de su libro, el Creador le revela: “Antes de que yo te formara en el vientre de tu madre, ya te conocía. Antes de que nacieras, ya te había elegido para que fueras un profeta para las naciones”.

Esa es mi creencia, pero respeto al que no la comparta. Para mí desde la concepción y las etapas posteriores (cigoto, embrión, feto, persona) esa vida indefensa es sagrada.

Respetaron mi vida y derecho a nacer en todas las etapas prenatales. También la tuya, respetada lectora y lector. Si nos hubieran abortado, no estaríamos aquí.

Y a esta hora, tras la votación de 6 a 3 en la Corte Suprema de Estados Unidos que anula la sentencia ‘Roe vs. Wade’, que desde 1973 garantizó el derecho al aborto en Estados Unidos, Puerto Rico se polariza mucho más.

Es un ardid político estadounidense con repercusiones acá. Peligroso por el riesgo de enfrentamientos civiles.

Acá celebran los fundamentalistas cegados fanáticamente por la ley natural, en particular las legisladoras Joan Rodriguez Veve y Lisie Burgos, y se lamentan los que defienden los derechos de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo.

Esta decisión torna académica la discusión y deliberación sobre el proyecto en torno al aborto que ha distraído por varios meses la atención de la opinión pública de lo verdaderamente medular: el empobrecimiento de la clase trabajadora y su desplazamiento en un proceso de gentrificación sin precedentes.

Huelga, incluso, derrochar recursos en su discusión porque, aunque la derogación de Roe vs. Wade contempla que a cada estado le asistirá la prerrogativa de su implantación, Puerto Rico es una colonia y el derecho federal es superior al doméstico.

No creo en el aborto, pero respeto a la mujer que lo practique. La decisión de este viernes 24 de junio de 2022 tendrá un impacto social insospechado. Ahora, jurídicamente, abortar en Estados Unidos [por consiguiente, hasta en sus territorios] será un crimen; un asesinato.

Con la revocación de Roe vs. Wade, inevitablemente, queda al descubierto la hipocresía gubernamental tanto federal como estatal.

Defienden la “vida” del no nacido, pero cuando nace violan su dignidad y lo maltratan; le inyectan la vacuna experimental del Covid, que se ha demostrado que es letal; lo condenan a la pobreza [alrededor de un 65% de la niñez boricua vive en condiciones de pobreza material], le cierran las escuelas y si es un niño con necesidades especiales no le garantizan servicios.

No creo en el aborto, pero no soy quien para juzgar a la mujer violada que decide finalizar su embarazo.

No creo en el aborto, pero tampoco puedo callar ante la hipocresía del sistema que, tras la derogación de Roe vs. Wade, seguirá ‘abortando’ a cada niño que en Puerto Rico se acueste sin comer y sea víctima de maltrato ante la indiferencia del Departamento de la Familia y otras instituciones.

Un comentario en “La hipocresía fundamentalista de la derogación de Roe vs. Wade

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s