Caos y decepción en el concierto de Marc Anthony en Madrid

Publicado por El Mundo

“Lamentable», «vergonzoso», «decepcionante», «indignante»… El concierto de Marc Anthony anoche en Madrid dejó mucho que desear. Colas kilométricas en coche y a pie para acceder al recinto de Ifema, una escasa visibilidad al escenario y un sonido pésimo, entre otras quejas, enturbiaron un recital que llegó a la capital con dos años de demora por culpa de la pandemia. La mala organización, según denuncian los asistentes, convirtió un concierto esperado y deseado en «el peor» de sus vidas.

«Fue un desastre total», cuenta a EL MUNDO José Fernando, un espectador. Y su percepción no es única. Cientos de personas han mostrado su descontento a través de las redes sociales en las últimas horas, molestos por un evento de cierto caché que se quedó en un espectáculo que ni en las ferias de pueblo, según señalaron.

«Un artista de esta categoría no puede venir a Madrid a dar un espectáculo tan mal organizado», «sobrepasado el aforo, no se escuchada ni se veía nada, parones constantes… Qué decepción!!», «con la ilusión que tenía por ver a Marc Anthony y menuda caquilla de concierto…», «la cola casi llegaba a la autopista. Más de 1 km sin seguridad. El sonido en la parte de atrás penoso», «1 hora y media para acceder al #ConciertoMarcAnthony y 3 horas para salir del parking, cajeros que no funcionan, más los kilómetros de atasco en los alrededores de Ifema», dejaron escrito muchos de ellos.

En el caso de José Fernando, el caos, según relata a este diario, empezó horas antes del concierto. La imposibilidad de poder acceder al parking de Ifema tras más de una hora en el coche -«estaba todo colapsado», dice- le hizo desviarse de la zona para «dejar tirado» su vehículo en la calle Silvano. Bajo riesgo de «multa o de que se lo llevase la grúa».

Cuando se acercó andando a las inmediaciones de Ifema con su hija, con quien acudió al concierto, la sorpresa fue mayúscula: una cola de al menos tres kilómetros para entrar al recinto. «Sólo había dos puertas de entrada para 23.000 personas», denuncia el hombre. «Era una barbaridad la cola. Tuvimos que andar media hora para poder acceder por la carretera, sin ningún tipo de vallado ni protección. Los coches nos pitaban por ocupar el carril», asegura. Un extremo que han confirmado otros asistentes con fotos y vídeos a través de las redes.

El Ayuntamiento de Madrid, ante la celebración de este evento multitudinario, había establecido «entradas y salidas escalonadas para evitar aglomeraciones» en el recinto de Ifema. El Plan de movilidad municipal esperaba «determinados momentos de saturaciones» en el entorno del recinto, según ha señalado el Consistorio en una nota, pero no el caos que se produjo.

Hubo gente del público que tardó más de dos horas en acceder al concierto. José Fernando y su hija, por ejemplo, tardaron hora y media para recorrer los escasos metros que separan la entrada de Ifema de la entrada del concierto. «La cola no avanzaba; sólo había un acceso para entrar. No sé si vendieron entradas de más o es que estaba todo muy mal organizado», añade el hombre, quien también apunta que «no había personal suficiente» y que el caos fue tal que al final ni siquiera registraron ni cachearon a los asistentes. «Entró gente hasta sin pasar la entrada electrónica», asevera.

Debido a esas colas kilométricas, el concierto empezó con retraso y arrancó sin muchos de los asistentes dentro. Algunos tuvieron que seguir desde fuera la primera parte del recital y otros, los que lograron entrar más o menos a tiempo, lo vieron desde la misma entrada.

De hecho, José Fernando y su hija, que tenían una entrada para una zona determinada -pagaron 100 euros-, no pudieron acceder a ella. «Nos quedamos prácticamente en la puerta. A unos 10 metros de la taquilla y a 500 del escenario. No se veía nada, ni el escenario, y el sonido era lamentable. En mi vida había visto una cosa semejante y he ido a muchos conciertos. La gente gritando ‘fuera, fuera, estafa’», apunta.

«Aquello era infumable», añade José Fernando, que a los cinco minutos decidió marcharse del recital ante el miedo a una posible avalancha. «Mi hija y yo pensamos que si se había liado esa para entrar, la salida podía ser peor. Era peligroso y para no ver ni escuchar nada…. Ni siquiera parecía Marc Anthony, parecía un cantante de un bolo de feria», prosigue. «Pusimos una hoja de reclamaciones y nos fuimos a los 20 minutos. Y aún seguía entrando gente», añade. No fueron los únicos que salieron antes de que acabase el recital. Y algunos de los que decidieron quedarse tardaron hasta tres horas en salir del parking, como denunciaron en las redes.

Los asistentes no sólo se molestaron por todo lo anterior, también denunciaron la pésima calidad del concierto, con paradas de hasta tres minutos entre canción y canción.

«Para mí Marc Anthony era un ídolo como cantante y se me ha desmontado. Parte de la culpa la tiene él. Si haces pruebas de sonido, ves que ese recinto no está capacitado para ese tipo de eventos», expresa José Fernando sobre los escasos minutos que lo escuchó. «Mi hija salió diciendo que le daba vergüenza, que no le iba a escuchar más», cuenta. «Me dejó perplejo. Una cosa es contarlo y otra vivirlo», añade José Fernando, quien asegura que vio al cantante en el WiZink Center hace más de 10 años y fue «perfecto».

Tras lo sucedido, este miércoles, Ifema Madrid emitió un comunicado en el que aseguraba que a partir de ahora revisará con los promotores musicales que tienen programados eventos en sus instalaciones los protocolos que éstos aplicarán en cada uno de los espectáculos. Con ello, según sostiene, persigue «evitar situaciones no deseadas como las vividas» este martes y «elevar los estándares de calidad en la realización de los eventos». Asimismo, Ifema lamentó «los inconvenientes que afectaron a los asistentes al concierto».

Marc Anthony, el artista de salsa que más discos ha vendido a nivel mundial, llegó a Madrid tras pisar Barcelona y Santiago de Compostela, donde consiguió el deleite generalizado de los asistentes con sus clásicos Valió la pena, Quién es él, Hubo alguien, Hasta mañana y Flor pálida, entre otros temas de su repertorio. Tras el caos de Madrid, le esperan Sevilla y Canarias dentro de la gira que le llevará por 10 ciudades españolas.

La gira, prevista para 2020 se anunció como Opus Tour. Postergada por la pandemia, más tarde se denominó como World Tour. Por el virus fue aplazada de nuevo y ahora, bajo el título de Pa’lla voy Tour, ha recalado en España, informa Efe.

Antes de llegar a Europa, el salsero ya lleva meses en los escenarios de Norteamérica con una sola cancelación, en Ciudad de Panamá, por un pequeño accidente.

El 11 de febrero actuó en el Madison Square Garden de su ciudad coincidiendo con el 25 aniversario de su primera vez conquistando el más famoso recinto neoyorquino.

Marc Anthony. Foto/ElMundo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s