Calle de la Resistencia y la contradicción de su invisibilidad

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Solo cinco espectadores en la única tanda del sábado 2 de abril a las 9pm y en la sala más pequeña de Fine Arts en Hato Rey.

La congestión de tránsito en las inmediaciones reveló las prioridades de la masa: el concierto de Jowell y Randy en el Choli, al que asistieron miles de jóvenes y adultos jóvenes, en su mayor parte estudiantes y profesionales, así como también seguidores de la música urbana y simpatizantes del dúo de reguetoneros.

Mientras eso sucedía, la proyección del filme “Calle de la Resistencia” pasaba inadvertida en Fine Arts, aun tratándose de una producción de talentos de la diáspora boricua en Estados Unidos que documenta la emancipación de Puerto Rico durante el verano de 2019, que provocó la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló.

A grandes rasgos, es un musical fílmico en el que la música es recurrente e intercala imágenes reales y pietaje de desastres como el huracán María y la revolución de 2019.

De un ritmo ágil y ascendente, con una fotografía en su mayor parte orientada a tiros cerrados, que captura y proyecta sentimientos, resentimientos, nostalgias, rabias y frustraciones, “Calle de la Resistencia” es un filme digno de atesorar eventualmente en dvd y cuya banda sonora, por la relevancia de sus letras y disponible solo en formato digital, merece atención.

Milton Carrero, responsable del guión y la música, supo recrear con elocuencia y arrojo cinematográficos el lastre sicosocial y existencial del colonialismo, cuyo germen carcome espíritus y neutraliza voluntades de lucha.

Con el personaje del joven periodista “Bieké” y la trama que se desarrolla en su entorno familiar en la Isla Nena y posteriormente en los escenarios de la Calle de la Resistencia con la Esquina del Corrupto en el Viejo San Juan, la película dirigida por Denise Blasor es reconocida en festivales internacionales y aunque ha recibido muy buena prensa, por alguna razón no ha llegado a mucha gente en Puerto Rico.

Las vicisitudes de los pacientes de diálisis que mueren tras el huracán María; la realidad de los 4, 645 fallecidos que Rosselló pretendió ocultar; las burlas de su gabinete contra los damnificados en un chat de Telegram; la ausencia de una sala de emergencias decente en Vieques y la histórica emancipación popular que desembocó en su renuncia impulsan la trama en un movimiento de tensión, acción y suspenso ascendentes, con la música y la poesía como complementos perfectos.

La mitología taína, el eco de la denuncia de asimilación, transculturación y gentrificación así como discursos contundentes contra el machismo y el patriarcado son brillantemente hilvanados a través del filme estelarizado por Juan Carlos Arvelo, Maritxell Carrero, AlmarieGuerra, Denise Blasor, Javi Mulero y Vico Ortiz, entre otros.

Géneros como la salsa, el rap, la trova, la guaracha jíbara y el reguetón, se enlazan en la secuencia de “No hay señal”, “Ahora vivo en ti”, “Bieke, Hijo de Borike”, “La huella”, “Cenizas”, “Dignidad”, “Renuncia ya”, “4, 645”, “Yo me cansé”, “Hablar de paz” y otras cuya producción fue realizada por Juan Andrés Matos y Ramon Velarde, con créditos en “Hamilton” y “Amelie, The Musical”.

“Calle de la Resistencia”, con talentos anónimos pero muy genuinos, fue rodada durante la pandemia del Covid-19.

Aunque sectores mediáticos la invisibilicen, la historia es evidente y su mensaje ineludible: si se pudo en el 2019, ¿por qué no en el 2022?

Calle de la Resistencia

Calle de la Independencia

Calle de Revolución

Calle de Soberanía

Calle de mostrar tu cría

Calle de Amor…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s