La posición de El Vaticano sobre destitución de Obispo Daniel

Publicado por ACIPrensa

El Vaticano habría decidido destituir al Obispo de Arecibo (Puerto Rico), Mons. Daniel Fernández Torres, que defendió la objeción de conciencia ante las vacunas contra el COVID-19.

Según aseguró una fuente conocedora de los hechos a ACI Prensa, la destitución se haría efectiva ante la negativa del obispo puertorriqueño, de 57 años, de presentar su renuncia.

Los obispos están obligados a presentar su renuncia al Papa a los 75 años, según establece el canon 401 del Código de Derecho Canónico, la ley de la Iglesia. Si lo hacen antes, debe haber una razón grave que suele ser por motivos de salud.

Mons. Fernández Torres es acusado de no estar en comunión con los otros seis obispos de Puerto Rico.

Al menos dos factores serían los que habrían determinado la decisión de la Santa Sede. El primero, la inicial negativa del Obispo de Arecibo a trasladar a los seminaristas de su Diócesis al nuevo Seminario Interdiocesano de Puerto Rico, aprobado por el Vaticano a inicios de marzo de 2020.

El otro factor fue la defensa del Obispo de Arecibo del derecho a la objeción de conciencia de los fieles católicos ante la vacunación obligatoria en un comunicado publicado el 17 de agosto de 2021, siguiendo las orientaciones difundidas más de medio año antes por la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede.

Mons. Fernández Torres se negó días después a firmar un comunicado conjunto de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña que aseguraba que “hay un deber de vacunarse y que no vemos cómo pueda invocarse una objeción de conciencia desde la moral católica”.

En el polémico comunicado del Episcopado de Puerto Rico, sin la firma del Obispo de Arecibo, se solicitó que los católicos no vacunados “se abstengan de participar en las demás actividades comunitarias presenciales de las iglesias”.

Tras las quejas del Episcopado, el Delegado Apostólico para Puerto Rico, Mons. Ghaleb Moussa Abdalla Bader, habría solicitado directamente la renuncia a Mons. Daniel Fernández Torres, que se negó a firmar por razones de conciencia.

Poco después, el Obispo de Arecibo fue llamado al Vaticano, pero el Prelado no consideró conveniente realizar ese viaje en medio de la crisis de salud por la pandemia de COVID-19.

Nacido en Chicago (Estados Unidos) en 1964, Mons. Daniel Fernández Torres fue ordenado sacerdote de la Diócesis de Arecibo a los 30 años, en 1995.

En 2007, el hoy Papa Emérito Benedicto XVI lo nombró Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico, liderada entonces y actualmente por Mons. Roberto Octavio González Nieves. Tres años más tarde fue designado como Obispo de Arecibo.

Mons. Daniel Fernández Torres ha sido la voz más crítica en la Iglesia en Puerto Rico contra la ideología de género, exigiendo en 2020 a Pedro Pierluisi, actual gobernador de la isla, que frene la imposición de esta agenda.

En 2021, Mons. Fernández Torres advirtió que la imposición de la ideología de género es una “persecución religiosa” y un atropello al derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones.

Como es habitual en estas circunstancias, no se espera que el Vaticano haga pública la razón de la destitución.

El caso de Mons. Daniel Fernández Torres presenta notables semejanzas al del fallecido Obispo de Ciudad del Este en Paraguay, Mons. Rogelio Livieres Plano, cesado en el cargo por el Papa Francisco el 25 de septiembre de 2014.

Mons. Livieres Plano, miembro del Opus Dei, dirigía una de las diócesis más florecientes de Paraguay, con uno de los seminarios más exitosos en vocaciones y formación sacerdotal.

La Santa Sede destituyó a Mons. Livieres Plano tras una visita apostólica en medio de acusaciones de falta de colegialidad, y a causa de su negativa a firmar su renuncia por razones de conciencia.

Según explicó en una carta publicada el mismo 25 de septiembre de 2014, el Prelado se negó a firmar el documento de renuncia “por propia iniciativa, queriendo así dar testimonio hasta el final de la verdad y la libertad espiritual que un Pastor debe tener”.

El destituido Obispo de Ciudad del Este criticó en su carta que en Paraguay se buscaba imponer entre los obispos una “uniformidad ideológica” usando “el eufemismo de ‘colegialidad’”.

El Prelado paraguayo falleció casi un año después de su destitución, el 14 de agosto de 2015, a causa de una afección al hígado.

ACI Prensa contactó a la Diócesis de Arecibo, a la Arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico, a la Conferencia Episcopal Puertorriqueña y a la Delegación Apostólica en Puerto Rico sobre la destitución de Mons. Daniel Fernández Torres.

Hasta el cierre de esta edición, ninguna de las instituciones contestó a las consultas de esta agencia.

Monseñor Daniel Fernández Torres.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s