Miseria en Loíza

Texto y Fotos por

Rebeca Adames

Para Prensa sin censura

Es una mueca de la miseria en Puerto Rico en pleno siglo XXI.

Doña Ana Francisca y don Confesor es una pareja de adultos mayores que reside en condiciones infrahumanas en la comunidad Estancias del Río en Medianía Baja en Loíza.

Sus vecinos han intentado ayudarlos y el municipio también, pero su problema no es solo de pobreza financiera, sino de irrespeto institucional a sus derechos y dignidad como seres humanos.

Son lapidados, según conocidos, por la enfermedad del alcoholismo y se presume que padecen de alguna condición mental.

Agencias, como el Departamento de la Familia, al servicio de las personas de edad avanzada, la procuraduría del paciente y entidades privadas como AARP pudieran aportar lo que más urge en estos momentos: asistencia médica integral de emergencia para rescatarlos de la calle.

https://youtu.be/4dHt4MLCRwk

Ana Francisca y Confesor deambulan por sectores de Medianía Baja; ingieren licor; viven sin servicios de agua potable y energía eléctrica en un verdadero caos, expuestos a moscas y roedores, comiendo alimentos descompuestos, sin asear sus cuerpos y olvidados por las agencias.

Varias vecinas entrevistadas aseguraron que reciben ayuda del Programa de Asistencia Nutricional, que otras personas les ayudan a administrar.

Se alega que ambos son electores activos, con sus tarjetas electorales vigentes, pero después de cada elección son relegados al olvido.

Esta pareja vive en condiciones infrahumanas en Loíza y, de algún modo, afectan involuntaria e inocentemente la calidad de vida de sus vecinos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s