Catarsis de un chofer privado

Lcda. Yolanda Rodríguez Torres

Para Prensa sin censura

Existe una idea generalizada, que indica que si quieres saber cómo andan las cosas en un país, debes tomar un taxi o un Uber y comenzar un diálogo con quien lo maneja.

En mi caso, como formo parte de las minorías que no cuentan en este momento con un carro para moverse, el pasado sábado, me aventuré a tomar el consabido UBER.

Luego de haber tenido la experiencia de toparme con un chofer que apenas articulaba palabras, probablemente por cansancio o por pertenecer a la generación que les cuesta decir buenos días o buenas noches; en mi última travesía hacia mi destino, El Viejo San Juan, nos recogió un joven (que llamaremos Juan), muy elocuente, amable y respetuoso.


Para hacernos el camino más llevadero, comenzamos a platicar de lo cotidiano y como de costumbre, se habló de lo agradable de la temperatura y luego éste nos dijo lo satisfecho que estaba con su carro japonés por lo económico y porque no le había causado mayores problemas.

Luego de escuchar las bondades de su carro, inmediatamente, el joven Juan comenzó a quejarse del deterioro de las carreteras en el País. Como si le hubiéramos dado un hálito, Juan nos indicó lo preocupado que estaba por las nuevas imposiciones de los aumentos en los peajes y porque sabía que el gobierno se disponía a crear más peajes para así cobrar más a los usuarios de las carreteras.


Como proceso metamorfósico y un aire de impotencia y enojo, el joven conductor dijo: “Esto no es justo, el gobierno no está ahogando y son tan corruptos”.


Al mencionar el tema de la corrupción en Puerto Rico, el tono de Juan tuvo un devenir distinto, pero sin dejar de ser respetuoso. Cada vez que avanzábamos en nuestro viaje, los movimientos bruscos del carro a causa de los hoyos en las vías de rodaje, dejaban flagrantemente al descubierto las denuncias de Juan.

Hubo un momento de silencio y suspiro cuando el joven conductor comenzó a contarnos que sufrió de COVID aún teniendo sus dos vacunas y que había decidido no ponerse el refuerzo.

La pregunta inmediata fue ¿por qué? Éste en su emocionada alucinación, confesó que sabía que el gobierno se está lucrando al ponerle dosis de vacunas a la gente y en especial, según Juan, el Gobernador de Puerto Rico, cobra según él alega y que $50,000 dólares por cada dosis de vacuna que se suministra en la Isla.

La siguiente pregunta: ¿qué fuente tienes para aseverar eso? El nos indicó que esa información se la suministró una amiga, a través de un chat de What’s Up, que según él es confiable.

Yo no tenía deseos de enfrentarme o cuestionar a nuestro amigo pues sólo pretendía escucharlo y dejar que hiciera catarsis.

Yo no sé si las peroratas de Juan son ciertas, si están basadas en pruebas certeras. Lo que sí sé es que estaba ante un joven puertorriqueño cansado de pagar tantos impuestos, que como usted y yo está harto de la corrupción y que se siente que le toman el pelo.


La actitud de Juan es una respuesta válida y legítima de no creer y sentirse que los que lo gobiernan le han fallado. Esa es una de las tantas consecuencias de los efectos de la corrupción.

Juan, un joven que cuida su carro porque es su instrumento de trabajo, siente cada día que cuando sale a buscarse su peso, se ahoga por lo inmisericorde de las políticas regresivas del Gobierno.

En fin, si tomamos como barómetro lo que el buen Juan nos contó en nuestro viaje, no nos queda de otra que concluir que en Puerto Rico algunas cosas no andan bien.


No culpo a Juan por desconfiar en quienes lo gobiernan pues, mientras él sale a ganarse el pan con decencia, otros buscan la manera de cómo robarnos lo nuestro.

Al finalizar y llegar a mi destino, yo en mi propia catarsis, le dije: “Juan, por favor cuídate por ahí”.

Piénselo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s