El 2022 y las asignaturas pendientes de EEUU con Puerto Rico

Editorial

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

¿Qué haría si alquila su casa y al vencer el contrato el inquilino se la devuelve con desperfectos, basura y daños?

De seguro, opta por un recurso legal y acude a los tribunales para que sea responsable y responda.

En el caso de Puerto Rico, nuestra Casa Grande en común, a sus ciudadanos no se les preguntó en 1898 si autorizaban su “alquiler” a EEUU.

Ocurrió una invasión, luego una ocupación y España, como botín de guerra, cedió el archipiélago borincano a Estados Unidos.

En 1917, con el eufemismo de la ciudadanía norteamericana impuesta a la trágala con la Ley Jones, el imperio implantó el peso de su agenda de explotación que se prolonga y trasciende hasta estos días, en que inicia el 2022.

Se habla de la deuda de Puerto Rico y de su bancarrota, pero pocos explican que fue planificada y orquestada por el gobierno federal y sus grandes intereses.

Hoy Puerto Rico está a merced de los bonistas buitres de Wall Street y los especuladores de la moneda virtual. Puerto Rico se extingue y es sentenciado a su desaparición mediante una gentrificación salvaje, mezquina, tirana y criminal.

En el inicio de 2022, es menester recordar que la deuda de Estados Unidos con Puerto Rico es mucho más grande (por no decir escandalosa) que los $70 mil millones que la colonia debe a sus acreedores por el despilfarro de los políticos y en contubernio con el propio gobierno federal.

Como la memoria corta nunca será buena consejera, detallamos aquí las asignaturas pendientes de Estados Unidos respecto de Puerto Rico. Y, si se quiere, la inconmensurable deuda (en 2017, según informa la doctora en Economía. Martha Quiñones Domínguez, ascendía a $6,106,579,641,085 o a $6 millones de millones o $6 millardos) que todo su capital jamás le alcanzaría para pagar porque, aparte de su propia crisis fiscal y su deuda con China, el colonialismo es un crimen de lesa humanidad cuyo efecto es la disolución moral y desintegración espiritual del pueblo ocupado. Eso, estimada lectora y estimado lector, no se paga con dinero, sino con la justicia de una indemnización retroactiva que los quebraría.

Asignaturas pendientes:

• Destrucción de la agricultura.

• Saqueo del erario y alto costo de la vida con sus leyes de cabotaje.

• Transculturación y adoctrinamiento de la población mediante el control de la educación como mercancía.

• Militarización de los cuatro puntos cardinales del País, incluidas las islas-municipios Vieques y Culebra.

• Abandono de las bases militares alrededor del Archipiélago que hoy son vertederos, guaridas de delincuentes y criaderos de mosquitos y roedores.

• Reclutamiento al servicio militar obligatorio y uso del soldado boricua como carne de cañón en Corea, Vietnam, Kuwait, Irak y Afganistán. Las muertes no habrá billones que las puedan reparar.

• Servicios deficientes a los veteranos, en especial a los pacientes del Síndrome de Estrés Postraumático.

• Contaminación de los recursos naturales en Vieques y Culebra que no logran resarcir con diligencia y un compromiso real.

• Explotación de zonas como el litoral sur y la contaminación que suponen las ruinas de las petroquímicas, como la CORCO, en Guayanilla y Peñuelas.

• Experimentos con el agente naranja en El Yunque y limitación de acceso a la población en la PR-191.

• Proyectos de energía nuclear que retoman con Ceiba y Arecibo como objetivos.

• Imposición del Tribunal Federal y el peso absoluto de la Constitución estadounidense sobre la cosmética estatal.

• Control de nuestro espacio aéreo y marítimo.

• Prohibición al intercambio de libre comercio y relaciones exteriores de Puerto Rico con otras naciones.

• Control de los medios masivos de comunicación.

• Aniquilación del comercio de los pueblos y el empresariado local con la incursión de megatiendas y franquicias norteamericanas como Walmart, Costco, Sams Club y Walgreens.

• Respaldo a un sistema electoral fútil que prolonga el estatus quo desde el bipartidismo corrupto del PPD y PNP.

• Persecución, carpeteos, encarcelamientos y asesinatos de los puertorriqueños que, amparados en el derecho de los pueblos a su libre determinación, aún luchan por la independencia.

• Criminalización del Nacionalismo.

• Polarización del Pueblo con la propaganda de la utópica Estadidad.

• Venta de los recursos naturales a intereses norteamericanos.

• Subsidios, exenciones e incentivos a mega corporaciones como la semillera Bayer-Monsanto que enferman con sus “alimentos” a los puertorriqueños.

• Adoctrinamiento para el consumo y materialismo desmedido de los productos Made In USA.

• Epidemia de sobrepeso, obesidad y diabetes en la población por la promoción de la Coke y los ‘fast foods’.

• Contaminación del acuífero del sur con los desechos de carbón de compañías como AES.

• Privatización del patrimonio de energía eléctrica, aeropuertos, autopistas, etc.

• Imposición de la Ley PROMESA y la Junta de Control Fiscal.

• Privilegios a los inversionistas norteamericanos bendecidos con las leyes 20 y 22.

• Gentrificación y arrinconamiento de las comunidades de escasos recursos.

• Idiotización de la gente con censura a la información y acceso a una prensa libre.

• Manipulación de conciencias con las supuestas bondades de ayudas económicas del imperio en desastres como los del huracán María, los terremotos y la pandemia del Covid-19, en que se experimenta una vacuna de emergencia con los puertorriqueños.

• Desmantelamiento sistemático de la Cultura e idiosincrasia (venta patrimonio histórico del Viejo San Juan, prohibición peleas de gallos, etc.)

• Otras que usted pudiera añadir…

Foto/DreamsTime

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s