Raphy Pina: nadie está por encima de la ley

Por Lcda. Yolanda Rodríguez Torres

Ex Jueza

Para Prensa sin censura

Es víspera de Navidad en mi patria. Por insistencia de mi familia, bueno de uno en particular, estoy en una fila para esperar ponerme la tercera dosis de la vacuna para prevenir el COVID.


Trato de entablar una conversación con alguien, pero no hay respuestas, no sé si por miedo o porque las nuevas redes sociales impiden que una persona socialice con otra.


Mientras espero, se escucha una canción de corte navideño que dice algo así como: “Te estoy esperando, mi casa es tu casa”. Desafortunadamente, la idea de la canción, de reunirnos en familia, hoy, en nuestro entorno histórico, es imposible.

Pero lo que realmente me ocupa y preocupa es la manera en que se ha manejado y desplazado por los medios de comunicación el caso del Señor Rafael Pina.

Oh, escucho a Héctor Lavoe cantando un aguinaldo. acompañado de Willie Colón y necesariamente tengo que detenerme y entrar en una realidad alternativa, como si este virus no existiera. Estoy en una fila de cinco personas, soy la única que se mueve al compás del aguinaldo. Los demás están automatizados enfrente de su móvil portátil. Bueno, ese es otro tema que merece análisis, pero este no es el momento.

Me pregunto si la gente que me acompaña, cree que al ponerse la vacuna de refuerzo le dará inmunidad para hacer jolgorio en las festividades que se avecinan.

Como la inmunidad que pareciera tener el señor Pina Nieves ante los ojos de algunos medios de comunicación que cubren este caso del Gobierno de Estados Unidos contra él. Esto, particularmente, cuando el jurado pasó a deliberar y le tomó dos horas para emitir su veredicto y encontrar al señor Pina Nieves culpable de poseer un arma de fuego alterada para que se disparase automática y otro cargo por poseer arma de fuego, esto en prohibición por haber sido condenado anteriormente por un caso de fraude.

No me extrañó la cobertura mediática tratándose de una figura tan popular y estar tan ligada a artistas famosos del género urbano. Lo que sí llamó mi atención lo fue el hecho de que casi la mayoría de los reporteros y reporteras que cubrían el caso, tenían una preocupación patente de que el señor Pina Nieves resultara culpable.

Quedé absorta al escuchar a un veterano reportero informar en su noticiero con la voz entrecortada la culpabilidad del señor Pina Nieves. Casi me caigo de la silla al ver como el reportero informaba y cito: “esto es muy triste porque tenemos información que la fiscalía federal le había ofrecido al señor Pina Nieves que se hiciera culpable y cumpliera seis meses de cárcel y éste rechazó esa oferta y ahora se enfrenta a casi 10 años de cárcel”.

En los casos de alto interés mediático es muy importante persuadir a toda costa al jurado. Es por eso la presencia del cantante de música urbana Daddy Yankee en el tribunal federal. Aunque entiendo el vínculo de amistad existente entre el Yankee y Pina.

Tal parece que la prensa puertorriqueño al cubrir las incidencias en el caso de Pina Nieves quedó atrapada en la “investidura libidinal”, término que utilizan los profesionales de la conducta humana ‘para explicar y describir la simpatía y el respeto que la masa le profesa a un artista, a pesar de su mal comportamiento, de tener problemas con la justicia o ser un adicto a las sustancias’. Véase, Cada Cabeza es un Mundo de Jaime Torres Torres.

Quisiera pensar que con esa sensibilidad que los medios han cubierto este caso, la tuvieran si el acusado fuese un muchacho marginado de un caserío, barriada o parcela que por el empobrecimiento en que viven sólo conocen la violencia como modo de vida.

Puedo entender la simpatía, el control de los medios sociales y económicos con que cuenta el señor Pina Nieves, sin embargo existe una responsabilidad ética a la hora de informar una noticia.

El señor Pina Nieves tiene derecho a apelar la decisión y utilizar todos los recursos que el estado de derecho le provee, pero también es responsable de cumplir y respetar la decisión de un jurado. Porque al fin de cuentas, Nadie está por encima de la ley.

Piénselo.

Foto/Facebook

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s