Bad Bunny no tiene la culpa de los contagios

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Bad Bunny, la nueva celebridad boricua de la historia según se desprende, subliminalmente, del video del opening de sus conciertos en el Hiram Bithorn, no merece que se le responsabilice por los daños al terreno del estadio y, mucho menos, por el repunte dramático en los contagios con el Covid-19.

Mis sobrinos asistieron y se contagiaron, infectando la misma noche a sus padres y hermanos, como miles -no cientos- inevitablemente hicieron con sus familias.

Los laboratorios registran miles de positivos de chicas y chicos que asistieron a los conciertos en que se observan muchos sin mascarillas, hombro con hombro, eufóricos, tarareando a viva voz las canciones del nuevo ídolo de la música urbana a nivel mundial.

Si bien alguno pudiera pensar que de un ‘conejo malo’ no se debiera esperar nada bueno porque su naturaleza artística es malsana, Bad Bunny es un artista de masas y su negocio es el espectáculo. Sus conciertos fueron anunciados hace casi un año en plena pandemia. Con los altibajos en la incidencia de contagios, atribuibles en meses recientes a las desatinadas órdenes ejecutivas de Pierluisi, los conciertos solo para vacunados han desenmascarado la mentira de la falsa seguridad.

Bad Bunny no es el responsable del alza de infecciones que al momento de redactar estas líneas asciende a un 13%. El RESPONSABLE es el gobierno de Puerto Rico, comenzando por el gobernador Pedro Pierluisi, continuando con el Secretario de Salud, Dr. Carlos Mellado y la Coalición Científica que preside Aníbal Colón Ramos y que asesora a un gobierno comprometido con los intereses del capital que, como el conejo de paso, hace lo que le da la gana.

El opening del falso insularismo al que apeló Benito y al que se prestó el glorioso Benicio ya ni merece un análisis sociocultural y educativo articulado en torno a la ignorancia de miles de los presentes que aún no saben quiénes SON Albizu y Pedro Flores.

Lo verdaderamente sustantivo es el corre-corre post conciertos en cerca de 70 mil familias, muchas de las cuales amanecieron el pasado lunes en laboratorios clínicos.

La responsabilidad, en momentos en que los CDC anticipan un invierno de luto, es de Pierluisi, Mellado, Colón Ramos y compañía por la actitud de ‘manos de seda’ con que han manejado la pandemia y la obstinación en la vacunación, que ahora apunta a que los ya pinchados con las dos dosis de Pfizer no se escaparán -si quieren registrar en su vacu-id que están completamente ‘inoculados’- de una tercera y cuarta inyección.

Pudo más el apetito insaciable del capital, aunque a esta hora estemos a punto de otro cierre total o de una orden inconstitucional de vacunación compulsoria para todos o la persecución y arresto de los que no se han pinchado porque se preocuparon por lograr acceso a la información que los medios corporativos le ocultan.

Responsabilizar a Bad Bunny por los miles de contagios es fácil. Difícil es exigirle cuentas -posiblemente sin que las asuma- al gobernador Pedro Pierluisi y subalternos.

Aún el gobernador está a tiempo de evitar un desastre mayor. Aún podría evitar que miles más se contagien. Puerto Rico no está para fiestas ni bailables de fin de año ni conciertos ni filas en Walmart. Puerto Rico necesita una cuarentena porque el Covid recrudece por la laxitud de Pierluisi.

A su errática administración pública le importa más el capital que la salud y la vida de la gente. El capital, que ahora representan Pfizer y otras farmacéuticas, eclipsa la razón y embrutece. El capital, que circula a raudales en las instituciones públicas y privadas del País, es mezquino, sucio, vil, asqueroso, inescrupuloso, insaciable y asesino.

Foto/Billboard

Un comentario en “Bad Bunny no tiene la culpa de los contagios

  1. Llama la atención que el nuevo Inquilino de la Fortaleza haya dicho dos o tres Cantinfladas sobre el aumento de los casos de COVID en Puerto Rico y aún excuse los resultados por la multitud de personas, que además levantaron la economía, por la ocuapación de habitaciones en los Hoteles de San Juan y otras facilidades.
    Sin embargo, su fiesta de despedida de año con una gasto de 3 millones de dólares no será suspendida. Dice la Secretaria del Inquilino de la Gobernación, que se justifica, y que si todos presentan sus evidencias de vacunas y pruebas negativas…
    O sea, que no pasa NADA! Será que el COVID reconoce las clases sociales? Será que entre esa selectiva multitud de la Fiesta de los 3 millones, no hay COVID que se haga presente. Me imagino que tendrán un Espacio Privado para hacerles Pruebas a los de La Junta de Control Fiscal, los empresarios de LUMA y parte de la familia Stubbe de PRISA Group y los destructores de los Recursos Naturales entre otros para que estén presentes.

    Entonces, cuáles son los parámetros de multitud?

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s