Científico ambiental advierte que destrucción de humedal de Luquillo provocará caos

Nota del Editor: A raíz de los reportajes y las transmisiones en las redes de Prensa sin censura, la representante Mariana Nogales ha iniciado una investigación sobre posibles violaciones a leyes ambientales estates y federales en el humedal de Luquillo. Además, los ciudadanos ya se movilizan y este jueves 9 de diciembre a las 5:30 p.m. en la plaza pública convocan a una reunión para acordar la estrategia de lucha para impedir la construcción del Hotel Luquillo.

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Para construir el Hotel Luquillo ya destruyen cientos de cuerdas de ciénagas, mangles y pantanos que provocarán serios problemas de inundaciones, según dijo a Prensa sin censura el experimentado científico ambiental Dr. Neftalí García.

“El humedal cumple la función de almacenaje de agua en periodos de lluvia que saldría por canales hacia el mar. En la medida que se tape el humedal se reduce la capacidad de retención de agua en periodos de lluvia intensa. Si hubiese marejada ciclónica en algún momento por el paso de un huracán, este tipo de humedal podría cumplir la función de almacenaje de agua de mar también. Lo que están haciendo es alterar la hidrología del lugar, alterando las funciones de un humedal, que se caracteriza por tener alta productividad biológica y alterando la capacidad hidrológica de almacenar agua”.

Del humedal circulan tres canales que desembocan en la playa La Monserrate. Si la finca se rellena y deforesta, las inundaciones serán caóticas, según García.

“Si rellenas los terrenos bajos, reduces la capacidad de almacenaje de agua, va a ver problemas de inundaciones porque una de las funciones de los humedales es el almacenaje de agua en épocas de lluvias intensas”.

Las tierras del humedal estuvieron bajo la custodia de la Administración de Terrenos. Hoy pertenecen a Northshore Management Corporation, con oficinas en Dorado y cuya persona de mayor jerarquía es el ingeniero Javier García, que se desempeña como gerente general. El ingeniero del proyecto es Miguel Ríos.

La construcción del Hotel Luquillo cuenta con los permisos del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales y su secretario Rafael Machargo y también con la bendición del Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos.

“Hay una porción de gran tamaño que han cedido para este proyecto sin el pago de contribuciones. Da la impresión de que el precio de los terrenos es demasiado bajo para el lugar donde se encuentra”, sostuvo García.

Lo que ocurre en Luquillo, como en el interior del País, en las costas y llanos costaneros, es posible a uno de los artículos de la Ley PROMESA, que establece que literalmente para cuadrar la caja el estado podrá disponer de sus recursos naturales.

La construcción del Hotel Luquillo también es responsabilidad del Secretario de Desarrollo Económico Manuel Cidre, que prácticamente controla la Oficina de Gerencia de Permisos, que se caracteriza por facilitar procesos en bandeja de plata en tiempo expedito.

“Esto luce como otro ejemplo más de como el Departamento de Desarrollo Económico, que lo llamaría de asuntos económicos, está funcionando en Puerto Rico. Este departamento es el que controla la Oficina de Gerencia de Permisos, que existe desde 2010. Es una fábrica de permisos que se caracteriza por evaluar de forma super superficial los proyectos”.

El Hotel Luquillo, de aproximadamente 57 mil pies cuadrados y 104 habitaciones, incluirá piscina, terraza al aire libre, restaurante temático y estacionamiento sobre terreno para 560 vehículos. Estará localizado en la PR-3, frente al Balneario La Monserrate, cuya infraestructura se encuentra en abandono.

El científico ambiental Neftalí García aclaró que en el humedal no hay desarrollo, sino construcción que antagoniza con el medio ambiente y lo altera.

“El desarrollo presupone mejoramiento económico, justicia ambiental y social en general, y presupone protección de la naturaleza y protección de las especies, incluyendo desde luego al género humano. No hay duda de que con la crisis y la reducción de los precios de la tierra se está vendiendo el País. Hay una especulación desenfrenada con las propiedades de Puerto Rico. Y aquí aplicaría aquello de Virgilio Dávila: ‘No des tu tierra al extraño por más que te pague bien porque el que su terruño vende, vende la Patria con él”.

4 comentarios en “Científico ambiental advierte que destrucción de humedal de Luquillo provocará caos

  1. Soy de Luquillo y esto es una impotencia ante nuestra vista. Es muy lamentable para nuestro futuro. P.R. ya no es de nosotros es de los Yankees! Triste por demás! Ah y que ni se crea el alcalde que volverá a ganar las elecciones…. lleva con éste 2 cuatrenios… serán los últimos. Bye 👎 Nos decepcionó. Y para afuera es que vas!

    Le gusta a 1 persona

    1. puerto rico is simplemente un experimento neocolonial y capitalista en el caribe….y la mayoria de los puertorriqueños no les importa…despuues de que siga el chinchorreo…olvidate….que se hunda la isla…!

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s