Un misterio el detonante de la estampida de muerte en concierto del rapero Travis Scott

Publicado por El País y BBC Mundo

Un hombre que resultó herido durante la avalancha humana que se cobró la vida de ocho personas durante el festival de música Astroworld, en Texas, ha denunciado a Travis Scott, organizador del evento, por «fomentar comportamientos peligrosos» e «ignorar los riesgos».

El denunciante, que pide una compensación económica de un millón de dólares (unos 865.000 euros), considera que tanto el rapero como los promotores del festival y otros involucrados en la organización del evento «no consiguieron planear y ejecutar el concierto de una manera segura».

«En su lugar, ignoraron de manera consciente los riesgos extremos de daño a los espectadores y, en algunos casos, fomentaron activamente comportamientos peligrosos. Su negligencia ha causado al demandante daños severos», asegura la demanda presentada en un juzgado del condado de Harris.

La promotora Live Nation, responsable de la organización del festival y dueña de la plataforma de venta de entradas Ticketmaster, ha asegurado en un comunicado que trabajará para ofrecer «toda la información y la asistencia posible a las autoridades locales que investigan la situación».

Aunque no está claro cuánto podía ver Scott desde el escenario –la avalancha se produjo durante una actuación suya–, el rapero siguió actuando al menos 40 minutos desde que se notificaron los primeros heridos a las autoridades. Scott ha asegurado que no fue consciente de lo que ocurría, y que detuvo el concierto en cuanto vio lo que estaba pasando.

Travis Scott en Astroworld: el niño de 9 años Ezra Blount se convierte en la décima víctima mortal de la estampida durante el concierto

Este domingo murió en el hospital Ezra Blount, un niño de nueve años que resultó herido en la estampida que tuvo lugar el viernes 5 de noviembre durante la actuación del rapero Travis Scott en el festival Astroworld en Houston, Texas, Estados Unidos.

Así lo confirmó el abogado de la familia de Blount, la décima y más joven víctima mortal de la tragedia.

Estaba en coma inducido y con un sistema de soporte vital, pero no pudo superar el grave traumatismo cerebral, hepático y renal que le provocó el incidente.

«La muerte de Ezra es absolutamente desgarradora», dijo el abogado Ben Crump en un comunicado. «La familia Blount está de luto por la incomprensible pérdida de su preciado hijo. Este no debería haber sido el resultado de llevar a su hijo a un concierto».

No estaba listo para perder a mi hijo», le dijo a la cadena de televisión local ABC13 el padre de Ezra, Treston Blount.

Todavía teníamos mucha vida por delante», dijo, y describió a su hijo como un gran fan de Scott que estaba «emocionado» antes de la actuación.

El alcalde de Houston, Sylvester Turner, dijo que quedó «entristecido al enterarse de la muerte de Ezra».

Además de los fallecidos, cientos de personas resultaron heridas cuando la multitud comenzó a moverse rápidamente hacia el escenario.

Los abogados que representan a las más de 200 personas que reclaman haber sufrido heridas durante el evento dijeron el viernes que van a presentar otras 90 demandas contra los promotores.

1px transparent line

En busca de respuestas

Unas 50.000 personas habían asistido al festival que se estaba desarrollando en el complejo NRG Park de Houston y la multitud empezó a agolparse contra el escenario hacia las 21:15 hora local.

Con los primeros lesionados, el pánico creció y el equipo de asistencia pronto se vio abrumado por el número de víctimas, de acuerdo a las autoridades.

Los investigadores están revisando las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad y entrevistando a víctimas y testigos para aclarar qué fue lo que causó la estampida y qué impidió que la gente pudiera escapar de ella.

Las víctimas mortales tenían entre nueve y 27 años.

La superestrella siguió actuando durante 40 minutos desde que la policía y los bomberos de Houston empezaran a responder al incidente. Y finalmente terminó el set entre 15 y 20 minutos antes del tiempo anunciado.

La semana pasada, el jefe de bomberos de Houston, Samuel Peña, dijo que Scott debió haber detenido el espectáculo antes.

«En un momento dado, había una ambulancia intentando abrirse paso entre la multitud. El artista tiene el control de esa multitud», le dijo Peña al programa Today de la cadena estadounidense NBC.

Scott, una de las figuras más importantes de la música rap, organizó el evento por primera vez en 2018, junto con los promotores de conciertos Live Nation.

El cantante dijo, a través de un video colgado en Instagram, que durante la actuación no era consciente de cuán feas se habían puesto las cosas.

«Cada vez que pude identificar que algo estaba pasando, paré el espectáculo y les ayudé a recibir la asistencia que necesitaban», añadió. «Nunca pude haberme imaginado la gravedad de la situación».

Y en otro comunicado pidió a las víctimas que lo contacten, ya que «desea desesperadamente» darles sus condolencias y «brindar ayuda».

Travis Scott.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s