¿Arrestaron a Juanma porque es figura pública?

Lcda. Yolanda Rodríguez Torres

Para Prensa sin censura-Análisis

El caso más reciente de violencia doméstica que involucra al ex campeón de boxeo Juan Manuel López, quien ha sido imputado de cometer delitos relacionados con la Ley de Protección contra la Violencia Doméstica y que alegadamente cometió contra su ex pareja, Andrea Ojeda Cruz, merece un detente a la reflexión.

Si bien es cierto que los actos que se le adjudican a el ex púgil son reprochables y detestables por su naturaleza, no es menos impactante, su origen, ya que dichos actos se hicieron públicos, a través de la publicación que hiciera su ex pareja en la red social de Instagram y que estuvo acompañado de un video en el que aparece López pronunciando una amenaza contra ésta y propinando una agresión.

El hecho que la joven Ojeda Cruz hiciera su denuncia de maltrato a través de las redes sociales, nos confirma nuevamente, la poca confianza que tienen algunas víctimas de violencia de los aparatos gubernamentales que tienen la responsabilidad de investigar y procesar la conducta criminal.

Tan pronto se hizo público las alegaciones de Ojeda Cruz a través de los principales canales de televisión, el Estado se vio obligado a atender con urgencia el caso y en menos de veinticuatro horas ya el ex púgil se encontraba en el Cuartel de la Policía en Caguas.

Lo que más llama mi atención es cómo el impacto de las redes sociales puede incidir en este lamentable caso.

Si bien es importante destacar la valentía de la joven Ojeda Cruz al presentar su querella contra López, no es menos cierto que el hecho de hacerlo público a través de las redes sociales, tiene una carga mayor sobre ella, pues si es difícil romper con las ataduras de una relación de violencia machista, estar en escrutinio público, le hace su calvario más engorroso.

Por otro lado, la mediatización del caso, no sé si será beneficioso en su consecución pues al ver y escuchar los “análisis” y opiniones del mismo, advertí que los derechos constitucionales de presunción de inocencia y de guardar silencio de un acusado, parecieran simples ficciones jurídicas. Me llamó la atención de que antes de que López se entregara a las autoridades, ya se discutía públicamente cuál será la pena de cárcel y si éste tendría o no derecho a los beneficios de desvío o de sentencia suspendida como parte de su castigo.

Es por esto que es importante cómo se aborda el tema de la violencia doméstica y más que hacer una noticia en desarrollo, existe una responsabilidad de informar que el problema de violencia contra las mujeres es uno que está encarnado en nuestra psiquis como sociedad y como país. En esa construcción social que hemos hecho, la violencia está inmersa y nos arropa como una plaga.

Quisiera que todos los casos que se denuncian contra agresores se diligencien de la misma manera que el que reseño hoy y que no sea que por tratarse de una figura pública tenga mayor valor que los otros.

Porque al final el abuso, el dolor y el miedo de una mujer no tienen preeminencia sobre otra mujer.

Foto/Metro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s