Inhabilidad del Gobierno para prevenir la violencia contra los menores

Dra. Milagros S. Rivera Watterson
Prensa sin censura-Noticias

El reciente asesinato del niño Jaiden Elier Santiago Figueroa, presuntamente a manos de su padre, ha sido objeto de discusión pública y levantado dudas acerca de la atención que el Departamento de la Familia le dio al mismo.

Para poder evaluar esa atención es necesario que entendamos que la atención del maltrato a menores tiene dos vertientes: la preventiva y la que se ejecuta cuando ha ocurrido el maltrato. Tal parece que la fase preventiva ha sido grandemente descuidada por todas las administraciones y las agencias involucradas. Así, casinadie habla del maltrato, pero cuando un niño o niña es herido o asesinado la noticia ocupa las primeras planas, y es objeto de discusión hasta en programas televisivos donde los problemas de la farándula o los chismes de la vida privada de algún que otro político.

La realidad es que, aunque no tengamos estadísticas al día y menos aún que sean confiables acerca de lo que se hace para atender los casos de maltrato, todos los especialistas en la materia y agencias concernientes reconocen que el maltrato a menores va en continuo aumento y durante la pandemia se ha exacerbado. Bastacon citar el titular de un rotativo del país que dice “lapandemia dispara el maltrato infantil en Puerto Rico (ElVocero, abril 29 del 2021). La Red de los Derechos de la Niñez y la Juventud así lo ha denunciado en múltiples ocasiones.

El hecho de que los niños y niñas durante la pandemia hayan tenido que estar confinados en sus hogares, sin asistir a la escuela y el distanciamiento físico y social imperante, ha causado que estos estén más expuestos a todo tipo de maltrato. Además, al estar las escuelas cerradas se afectaron las posibilidades de que estoscasos fuesen referidos al Departamento de la Familia.

La noticia que hemos señalado anteriormente acerca del maltrato no es nueva, si bien es cierto que las condiciones propiciadas por la pandemia las ha agudizado, desde el huracán María ya había índices del aumento de esta problemática. Aunque esto sea así y lo hayan declarado diversos sectores, la realidad es que las estadísticas que nos permitirían conocer la realidad no están al día, ya que el Departamento de la Familia no lo hace. Ejemplo de esto es que desde el 2013 no se da a conocer el Perfil del Menor Maltratado, según indica el Instituto de Estadísticas.

El mismo Departamento de la Familia y su Secretaria ha declarado que tiene 8,000 situaciones o casos sin atender y que tiene escasez de personal, ya que sólo cuenta con 1,300 trabajadores sociales que atienden un promedio de atención de 30 casos al mes, lo que constituye una sobrecarga de trabajo. Esta situación preocupa y consideramos que ese Departamento no ha sido pro activo en la búsqueda de fondos y recursos para atender la problemática.

Todos quisiéramos que se atendieran todos los referidos de maltrato, que se investigue lo acontecido con Jaiden Elier, y se den a conocer los resultados, pero sobre todo que no haya una muerte más. Para lograrlo hay que fortalecer lo que se conoce como prevención, es decir el evitar el maltrato. Esto depende no solo del Departamento de la Familia, sino que debe ser una acción conjunta de otras agencias como lo es el Departamento de Educación, la Policía, la rama judicial, los proyectos del tercer sector y hasta los medios de comunicación.

Para desarrollar acciones que fortalezcan la prevención es importante que: pongamos en ejecución las escuelas de padres, se hagan campañas educativas para que el pueblo entienda lo que es el maltrato y cómo evitarlo, se hagan esfuerzos para que se disminuya de la pobreza de nuestros niños (el 58% de los niños son pobres), y que se amplíen los servicios de salud física y mental para las familias desaventajadas.

Evitar el maltrato no solo depende del Departamento de la Familia, la Policía, el Departamento de Educación y la judicatura, sino, además, de cada uno de nosotros. Todos debemos aprender a reconocer lo que es una situación de maltrato, asumir la responsabilidad de denunciarlo y hasta evitarlo. Un niño sano y feliz será un mejor ciudadano. Un niño o niña maltratado a su vez podrá llegar a ser un adulto maltratante, y tenemos que romper ese ciclo.

Unámonos todos para que la frase “nuestros niños son el futuro” se cumpla y no sea un cliché. Los invitó a sumar esfuerzos y que nuestros niños y niñas no sean maltratados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s