Desastre y saqueo arqueológico en Cayey

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura-Cultura

Así como meses atrás se tiraron miles de libros a la basura y hace varios años amenazaron con cubrir de cemento las ruinas del Tren Jamaiquino en la antigua Vaquería Montellano, un yacimiento arqueológico, se estima que de la cultura igneri, fue hallado en Cayey y repartido inescrupulosamente a manos llenas entre individuos sin respeto por el arte y la cultura.

Este medio logró acceso a parte de la colección que poco a poco es rescatada y custodiada responsablemente por varias familias de Cayey que solicitaron no ser identificadas por temor a represalias.

Parte del yacimiento rescatado por ciudadanos de Cayey. (Fotos/Jaime Torres Torres)

“Al alcalde Rolando Ortiz y al personal de la oficina de Cultura no les interesa esto. Estas piezas pueden peligrar en manos del municipio”, dijo una de las fuentes a Prensa sin censura.

Este periodista pudo ver, tocar y fotografiar las piezas de arte rupestre cuyos custodios atesoran con celo privadamente por temor a que el municipio se apodere de las mismas.

“En el pasado se han perdido piezas de otras colecciones y con esto podría suceder lo mismo”, sostuvo la fuente.

“Son piezas de varios yacimientos en Cayey entre ellos Las Planadas. Eso otro proyecto interesantísimo. Otra lucha Cayeyana. Es una comunidad en ruinas en el Cerro “Las Planá”. El alcalde en calidad personal compró 35 cuerdas”, añadió la fuente de entero crédito.

Cuándo Rolando Ortiz compró las 35 cuerdas, a quién las compró y por cuánto, son preguntas que necesitan respuesta pues no es solo alcalde sino titular de tierras de gran valor arqueológico que son patrimonio del Pueblo Cayeyano.

Cabe señalar que lo ocurrido con el yacimiento de Cayey no es aislado. Alrededor del Archipiélago se saquean y profanan reservas de gran valor arqueológico, de espalda al Instituto de Cultura Puertorriqueña.

Mientras, en junio de 2014 varios ciudadanos organizados como el grupo Cayey para el Mundo denunciaron que la administración del entonces incipiente Rolando Ortiz pretendía destruir el yacimiento de las ruinas de Tren Jamaiquino junto al trapiche y otras maquinarias utilizadas en la producción de azúcar en el ingenio localizado en la finca de la Vaquería Montellano, que se remonta a inicios del Siglo XVIII.

“Este Tren Jamaiquino sale de su entierro para estremecer la conciencia de todos los cayeyanos(as) y decirles lo importante que fue y será la agricultura para el desarrollo de este pueblo. El tren jamaiquino se resiste a morir y también sale para protestar porque sobre él y sobre muchas otras ruinas que aún quedan por descubrirse en ese hermoso valle fértil de la vaquería se pretende cubrir con cemento para dar paso a más de 4,300 estacionamientos; edificios comerciales para acabar de destruir el comercio del casco del pueblo; lotes industriales […]”, denunciaron los ciudadanos de Cayey para el Mundo.

Afortunadamente, el alcalde popular Rolando Ortiz pospuso el desarrollo en el área, tanto así que siete años después, por la proactiva denuncia de parte de sus constituyentes, no parece inclinado a destruir el lugar de gran atractivo turístico.

Noticia en desarrollo.

Ruinas del Tren Jamaiquino en Cayey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s