Feroz e insaciable el desarrollo en la Reserva Natural del Río Espíritu Santo: signo de una Patria perdida

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura-Opinión

Mientras Rafael Machargo y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales ‘dicen y se contradicen’, mereciéndose el repudio de sectores del País que se oponen a la construcción de una piscina en un complejo turístico para ricos en la zona marítima terrestre de Córcega en Rincón, en Río Grande el magnate multimillonario John Paulson pasa por debajo del radar con la destrucción de miles de cuerdas en la Reserva Natural del Río Espíritu Santo.

El capital, feroz e insaciable, arrasa en Rincón, Aguadilla, Isabela, Loíza, Vega Baja, Luquillo y Naguabo, pero lo que acontece en Río Grande no parece interesar a las organizaciones ambientalistas de la Nación.

Paulson y los accionistas de St. Regis y Bahía Beach han multiplicado sus millones en la reserva donde destruyen manglares, ciénagas, palmares y bosques de flora endémica, con un impacto en dunas y en la biodiversidad.

Lo más triste es que el desarrollo, ya documentado en este medio independiente, contó con la bendición de los ex gobernadores Ricardo Rosselló y Alejandro García Padilla, además de la anuencia del alcalde de Río Grande, Ángel ‘Bori’ González.

Por supuesto, el gobernador de la colonia Pedro Pierluisi y la Junta de Control Fiscal, quienes realmente gobiernan en Puerto Rico con la supremacía de su directora ejecutiva Natalie Jaresko y la omnipotente jueza Laura Taylor Swain, favorecen el desastre en Río Grande.

En la Reserva Natural del Río Espíritu Santo llora la Pachamama. Los ancestros se lamentan desde el más allá al ser testigos de que no solo el capital imperialista devoró su oro, sino que hoy arrasan con la tierra que sostuvo sus pies, las aguas que saciaron su sed y el aire que colmó de aliento sus pulmones.

Mientras, la y el boricua promedio sigue enajenado con el materialismo, los fundamentalismos y las idolatrías que aniquilan su dignidad, condenándole cada día que transcurre a ser extranjeros en su propia tierra.

¿Cuándo se comprenderá que la causa de lucha y resistencia debe ser la Patria? Lo demás son ramificaciones del problema sustantivo: la condición colonial de Puerto Rico.

La UPR, el Departamento de Educación, la ATM en Vieques y Ceiba, las interrupciones en el servicio de agua potable, las pensiones, la Autoridad de Energía Eléctrica, los Estudiantes de Educación Especial, el deterioro de la infraestructura del País, el desempleo juvenil, la explotación de la clase trabajadora, la corrupción gubernamental, la gentrificación, el alto costo de la vida, la deuda que no se audita, la venta de El Yunque y el patrimonio del Viejo San Juan, la privatización de nuestras tierras, el saqueo al bolsillo de los camioneros, el olvido de nuestros viejos, la contaminación de nuestros cuerpos de agua y el desarrollo de las costas del Archipiélago son micro causas de la sustantiva y suprema: la Patria.

Posiblemente en 2024 sea tarde. Quizá en 2022 no quede País y muchos de nosotros no estemos presente para rescatar a Puerto Rico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s