El ‘Apartheid’ de los no vacunados contra el Covid-19

Abuelos de esta tierra, botánicos todos: santigüadores y componedores, comadronas y agricultores…

María Benedetti

Para Prensa sin censura-Noticias

Tod@s tenemos el derecho de cuidarnos, el cuerpo según nuestro auto-conocimiento y la sabiduría que vamos adquiriendo con los años. Para algunas personas, los remedios preventivos y curativos NATURALES y ANCESTRALES funcionan mejor que los fármacos. Que cada persona escoja, ¿verdad? Es un derecho básico: cuidarnos según nuestro entendimiento y condición física/mental/espiritual.

Pues, este derecho está en juego. El Representante Jorge Navarro ha sometido una medida (PC-822) para que se implante YA en Puerto Rico, un CREDENCIAL DIGITAL para VACUNADOS para dividirnos y LIMITAR el MOVIMIENTO y la SOCIALIZACIÓN de los no-vacunados.

Literalmente, este pase implica que los no vacunadosNO tendrán los mismos derechos de viajar, ir de compras, ir a restaurantes, y hasta seguir trabajando en su ámbito de siempre. Es un programa de discrimen que vendría con ordenanzas y multas a los negocios y establecimientos que no cooperen. 

Es decir, que TODOS (vacunad@s o no) seríamos víctimas de un tipo de apartheid (segregación de un grupo humano por razones étnicas, culturales o sociales).  ¡Nuestra cultura familiar sería destruida!

En Puerto Rico, durante el siglo 19, los españoles impusieron algo parecido. Requirieron que los no-terratenientes SIEMPRE cargaran sus LIBRETAS de JORNALERO (con sus características físicas y los detalles de dónde habían trabajado. Este sistema de control social convertía a la clase humilde en esclavos, sin derechos humanos). Recordemos que los Nazis obligaban a los judíos a usar una libreta o “pase” que fue utilizado para identificar, ubicar y exterminarlos. 

Pues, ahora (ya que en múltiples países y estados de los EEUU se ha PROHIBIDO este tipo de medida por anticonstitucional), está medida contemplada por el Departamento de Salud pretende que en Puerto Rico los vacunados sean los privilegiados y que los no vacunados sean los indeseables, ciudadanos de segunda clase. 

La medida pretende evitar que los no-vacunados vayan a restaurantes, eventos deportivos y así, dividirían a las familias y a la población según su conciencia y condición física. Sería irónico que luego de tanto hablar de la importancia de la diversidad y de la inclusión de tod@s, nos dejáramos dividir según un criterio impuesto que NO RESPETA nuestra libertad más básica de cuidarnos según nuestra conciencia. 

Es momento de regar la voz, de escribir cartas, de salir con pancartas, de ponerle fin a este tipo de medida en Puerto Rico. 

Los medios noticiosos nos han ignorado hasta ahora. Pero si nos hacemos visibles en todas partes, no podrán ignorarnos más.  Que los que quieran vacunarse, se vacunen.  Los que no, pues que se les respete la parte más privada y sagrada de nosotros: el cuerpo mismo. 

En este momento, EL CUERPO PIDE CALLE para esta causa de derechos humanos y libertades civiles. Por nuestro país y por el mundo entero. 

Como siempre, SEAMOS CREATIV@S. Familia a familia, exigimos la NO SEGREGACIÓN. UNID@S prevaleceremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s