Covid-19: ¿vacuna segura o inyección experimental?

Eilleen Llorens

Para Prensa sin censura-Opinión

Jamás caería en esa trampa innecesaria.
Es un horror como mienten y lo que hacen para llevar a cabo su agenda. Esa inyección experimental apresurada, cuestionable e innecesaria sin garantías de nada ni responsabilidad legal por daños y muertes, viola el Código de Nuremberg y es el crimen y el tumbe más s grande jamás cometido contra la humanidad.

Existen opciones de verdadera prevención y protocolos de tratamiento que funcionan y suprimen para los pocos casos reales con síntomas diferenciados que se les llama covid y cuya causa es motivo de debate.

Personalmente no creo que es un virus que viene del exterior. Pero el origen de los síntomas ni siquiera es importante ante el análisis del crimen de la inyección.

Seguir el discurso oficial en cuanto al incidente del pastor y condenarle, es faltarle a la verdad.
Existen opciones de verdadera prevención y protocolos de tratamiento que funcionan y suprimen para empujar la fatídica inyección experimental apresurada, cuestionable e innecesaria sin garantías de nada ni responsabilidad legal por daños y muertes.

La efectividad absoluta según los manuales de epidemiología es menos del 2%. Recomiendo leer el trabajo de la Dra. Karina Acevedo Whitehouse y otros.

La situación del pastor merece una investigación independiente urgentemente. Ah, pero no, pues el incidente ha sido manipulado para subir la participación en el experimento pues la gente se va dando cuenta y lo censurado va saliendo a la luz.

Cada vez es mas difícil tapar este crimen contra la humanidad. Esperemos que no siga siendo tarde para muchos. Mis respetos al pastor.

Problemas con la definición de “caso”

A lo largo de siglos de manejo epidémico, un caso siempre constituyó un individuo enfermo que presentaba una serie de criterios clínicos establecidos, confirmados – si se consideraba necesario – mediante una prueba de laboratorio.

En la pandemia de COVID-19, un «caso» se ha redefinido como cualquier persona con un resultado positivo en la prueba de PCR, independientemente de los signos y síntomas clínicos. No existe un precedente histórico para definir una infección asintomática por un virus respiratorio como un caso médico.

La práctica ha sido informar «nuevos casos» todos los días basándose en los resultados positivos de las pruebas e incluyendo a los individuos asintomáticos. Cualquier persona con un conocimiento rudimentario de la epidemiología sabe que no es así como se mide la incidencia (nuevos casos) de una enfermedad.

Solo se mide todos los días la prevalencia de resultados positivos en las pruebas. Como veremos a continuación, estos resultados no se relacionan necesariamente con la infecciosidad.

La cantidad de resultados de pruebas positivas informadas depende de la cantidad de pruebas administradas. Cuando se administra un gran volumen de pruebas, habrá una gran cantidad de positivos. Estos resultados positivos de la prueba no son «nuevos casos médicos» de la enfermedad.

La forma correcta de estimar la incidencia de la enfermedad es hacer que los médicos cuenten e informen a los sujetos que están enfermos con síntomas característicos y luego se confirmen como casos de COVID-19 mediante un resultado positivo de la prueba. La incidencia de hospitalizaciones debe notificarse de la misma manera.

Problemas con la prueba de PCR

Existen serios problemas con el uso de la prueba de PCR en personas asintomáticas. Existe una extensa literatura que muestra que la prueba de PCR no es un “estándar de oro” para definir un caso de enfermedad y que puede tener un alto porcentaje de resultados falsos positivos. Sigue siendo un principio epidemiológico bien conocido que incluso con una prueba altamente sensible y específica, si la prueba se administra en una población con baja prevalencia de enfermedad o infección, habrá un porcentaje relativamente alto de resultados falsos positivos.

Esto se vuelve aún más problemático a la luz de los estudios que muestran que en un número elevado de ciclos de amplificación (como se ha utilizado durante esta pandemia) la prueba de PCR detecta fragmentos de ARN que no representan un virus viable. Las autoridades que manejan esta epidemia han estado identificando individuos que están sanos y no presentan un riesgo para la comunidad.

El trabajo de investigación utilizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a principios de 2020 para establecer la prueba de PCR como el criterio principal para diagnosticar COVID-19 fue escrito por Corman, Drosten y varios otros. Un panel independiente de científicos encontró que este trabajo contiene una gran cantidad de fallas en su metodología y en la validez de los resultados. Además, se aceptó para su publicación de la manera más irregular sin la revisión por pares estándar.

En un aviso escrito el 13 de enero de 2021 y publicado el 20 de enero de 2021, la OMS confirmó que las pruebas de PCR no deben usarse como el único método para diagnosticar COVID-19; solo deben usarse cuando estén presentes signos y síntomas clínicos, y pueden producir resultados falsos positivos en ciclos de amplificación altos. Los prospectos que acompañan a los kits de prueba de PCR, establecen que la prueba debe administrarse sólo a pacientes con signos y síntomas que sugieran COVID-19.

A Critical Analysis of the Covid Response

Sin autopsias, con verificación independiente, ¡no es verdad! Y tampoco sin apoyo y en contra del monstruo que pisa fuerte…

(Referencias: artículo de Dr. Iván Iriarte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s