Keleher: lo que hace un pedazo de pizza

Sandra Rodríguez Cotto

Para Prensa sin censura

La norteamericana exsecretaria de Educación, que fue presentada como una funcionaria de “calibre global” y que se ganaba una compensación de casi medio millón de dólares al año, pagado por el pueblo de Puerto Rico, se declaró culpable ayer en el tribunal federal estadounidense. Julia Keleher cumplirá 6 meses de cárcel por fraude.

Los puertorriqueños que tuvimos la experiencia previa de ver a Víctor Fajardo convicto por fraude, extorsión y lavado de dinero en el 2002, y en aquel entonces vimos cómo la opinión pública hizo trizas con ese secretario de Educación, vemos ahora que en el caso de la norteamericana Julia Keleher, los mismos medios corporativos la han tratado diferente.

Los periodistas que cubrimos el caso de Fajardo en aquel momento, vemos ahora como se toca con guante de seda a Keleher. ¿Será porque ella es mujer, porque es americana o porque muchos comunicadores, a cambio de las exclusivas que les daba Keleher a sus medios, chayotearon?

Ahora, diecinueve años más tarde, es otra cosa. A la hora de informar la realidad de lo que pasó con Keleher, como tuvieron vínculos con ella, tratan de quedar bien con el público buscando ángulos de la noticia que no son pertinentes.

Es un operativo de manipulación para desviar la atención pública el ver como ensalzan la gestión de los abogados de defensa de Keleher, y ni siquiera mencionan el efecto que todavía hoy se vive en Educación gracias a ella.

Un ejemplo de esta manipulación fue la vez que el presentador Jay Fonseca, por el mero hecho de que tenía el contacto y la confianza personal con Keleher, hasta repartieron pizzas entre los estudiantes que tomaron las pruebas META. De paso, acapararon titulares de prensa y exposición en medios corporativos, pero en todo esto, ¿dónde quedaron los niños?

Los 24,000 estudiantes de escuelas públicas que se colgaron de grado hace dos semanas no es el resultado solamente de la pandemia por el Covid-19. Vienen arrastrando problemas desde antes de los huracanes, y todo eso tiene la mancha de la mala gestión de Keleher, cuyo objetivo era destruir la educación pública.

Tampoco podemos olvidar que Keleher venía a empujar el negocio de las escuelas chárter. Cerrar escuelas y venderlas a $1 era parte del plan, la ruta que estableció el gobierno de Ricky Rosselló. Recordemos que estaba planchado por su hermano Jay Rosselló, quien era abogado de Keleher.

No podemos olvidar que esos mismos periodistas y comentaristas que hoy desvían la atención, rara vez se atrevían a cuestionar los valores de Keleher. Recordemos que hasta el propio Rosselló la defendió cuando se supo del contrato por $16.9 millones del programa “Tus Valores Cuentan”. Es que esos eran los valores que contaban: el pillaje, el fraude y la corrupción. Son precisamente los valores y la ética por las que Keleher se declaró culpable.

De hecho, no podemos olvidar que la exdirectora de OGP,Lcda. Zulma Rosario, intervino para impulsar a una empresa que se llevaría aquel contrato de “Tus Valores Cuentan”. Hoy Rosario es analista político en la radio AM.

Entonces ahora vemos como Keleher se expone a sólo 6 meses de cárcel mientras. En contraste, el excandidato independiente a la gobernación, Eliezer Molina se expone a 14 años de cárcel, por denunciar los esquemas de funcionarios del gobierno que violan leyes para permitir las construcciones que afectan las playas en Puerto Rico.

¿Será que como Molina es puertorriqueño le tocan 14 años y Keleher, por ser estadounidense, sólo 6 meses? ¿Por qué los medios corporativos no mencionan esa diferencia? ¿Será porque los mismos medios corporativos no quieren recordar que sabían que Keleher estaba traqueteando y nunca la fiscalizaron? ¿Era por temor a perder las pautas publicitarias en aquellos programas de televisión, radio y anuncios en periódicos que ponía el Departamento de Educación?

Por eso es que, a la hora de la verdad, hay que tener mucho cuidado de ver quiénes son los politólogos, analistas y periodistas que están en los medios, y qué es lo que dicen y hacen.

Pregúntese si no es lo mismo que está pasando ahora con LUMA y con la Universidad de Puerto Rico ahora mismo. Piense qué es lo que se esconde detrás de todo esto.

Es más, piense en lo que es tener conexiones y lo que es el favoritismo. Piense en tanta gente inocente que ha cumplido años en cárcel y los que todavía están allí siendo inocentes o por casos menores. Piense en el efecto en las familias. Gente presa, sin derecho a nada, pero claro, no son Keleher. Total, para muchos, 6 meses no son nada.

La corrupta ex secretaria de Educación Julia Keleher y el periodista Jay Fonseca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s