Dióxido de Cloro: ¿antídoto para el Covid-19?

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Es una información proscrita por los medios corporativos.

Desde antes que Donald Trump hablara de inyectar desintefectante de cloro, la molécula sencilla del átomo de cloro combinada con dos de oxígeno y que genera un gas soluble en agua se había demonizado.

Lo cierto es que desde 1933 la ciencia le presta atención y al presente hay 1, 300 referencias en revistas especializadas y hoy existen 9 patentes para su uso como antiviral y tratamiento para el cáncer, el Alzheimer y otras enfermedades. La noticia que los medios ocultan es que ahora hay una patente para su uso contra el Covid-19.

“Se viene estudiando hace mucho tiempo pero por alguna razón que no entendemos se ha demonizado diciendo que es tóxica que no funciona para nada que no sea desinfectar el agua, lo que no es correcto porque todos los estudios dicen todo lo opuesto”, argumentó en el programa Prensa sin censura el reconocido naturópata boricua Dr. Ramphis Díaz.

Cuestionó por qué no se le da luz verde a las investigaciones y estudios del dióxido de cloro como un posible antídoto contra el Covid-19.

“Es una sustancia económica fácil de preparar y de una potencia enorme en todo tipo de infecciones bacterianas y es un producto en el cual los microorganismos de los virus no desarrollan resistencia, contrario a como pasa con los antibióticos”, explicó.

Alrededor de cuatro mil médicos de la Coalición Mundial de Salud y Vida (COMUSAV), que incluye algunos de Estados Unidos, tratan pacientes con dióxido de cloro. “Se acaba de publicar un nuevo estudio de la efectividad grande contra el virus del Covid sin efectos secundarios. En comparación con los protocolos que se usan en los hospitales de Puerto Rico y EEUU cuando se comparan los resultados las diferencias fueron sorprendentes. A los 7 días de estar en el protocolo solo con dióxido de cloro ya las pruebas de PCR estaban negativas y los pacientes experimentaban un alivio de todos los síntomas. Ese estudio lo hace público la publicación Journal of Molecular and Genetic Medicine”.

El Dr. Ramphis Díaz no vende ni prepara el dióxido de cloro, aunque no pocas personas lo llaman buscando alternativas para prevenir el contagio del Sars-Cov 2.

“He visto los efectos en estas personas y realmente es una gran herramienta para combatir este tipo de infección”.

Sobre la censura mediática corporativa y de redes sociales poderosas como Facebook a informaciones de alternativas al alcance de la ciudadanía para enfrentar, como sucede con la presente pandemia, una enfermedad que mantiene en jaque al mundo, el Dr. Ramphis Díaz recordó que el capital tiene la última palabra.

“Nuestra historia es que todo lo que amenaza al establishment de las grandes compañías farmacéuticas es prohibido. Lo que ocurre es peor: según lo que se viene estudiando es que el dióxido de cloro tiene la capacidad de desplazar más de 4 mil medicamentos costosos de las farmacéuticas, que son los que se usan por ahí”.

Existen dos tipos: el Dióxido de cloro estandarizado que requiere preparación algo complicada y es más difícil de acceder. Y está el CDS que se consigue en Amazon e eBay, que consiste de ácido cítrico y se mezcla con solución de agua con sal en partes iguales y eso se diluye en agua.

“Es lo que se usa para desinfectar el agua. En Bolivia hay cinco universidades preparándolo mientras se hacen estudios. El equivalente a cinco piscinas olímpicas y se lo entregan al gobierno para repartirlo en la población. También Ecuador va por el mismo camino”.

Aunque los medios corporativos oculten la información y las redes sociales como Facebook la censuren, cada día son más las personas que descubren las bondades y beneficios del dióxido de cloro.

“Hay mucho movimiento porque ya no se puede tapar el cielo con la mano. Como decía Lincoln: puedes engañar a una persona por un tiempo pero no la puedes engañar todo el tiempo”.

Como se recordará, tras el huracán María se promovió el uso del dióxido de cloro para purificar el agua.

 “Elimina patógenos del agua con muy baja toxicidad. Se puede consumir en cucharadas dependiendo del peso de las personas, pero deben consultar a sus médicos y naturópatas. Se están haciendo estudios como los del Centro Médico de Queretano en México. Hay muchas investigaciones. El Covid despuntaba en Bolivia y el alcalde Caballeros lo neutralizó. Se deben fomentar los estudios sobre el Dióxido de Cloro”, concluyó.

Si duda, documéntese en el siguiente enlace:

https://www.comusav.com/wp-content/uploads/2020/11/DOSSIER-COMUSAV-RESUMEN-SEG-05.11.2020.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s