La nueva trampa del Imperio: el pacto neocolonial

Dr. Ramón Nenadich Deglan’s

Para Prensa sin censura

Este análisis tiene el propósito de alertar a la nación Boricua con relación a la nueva trampa que el Imperio yanqui está tramando para mantenernos como colonia por los siglos de los siglos.  

Durante las pasadas elecciones del 3 de noviembre de 2020, se generó una nueva composición de las fuerzas políticas electorales internas.  

Por un lado, los dos partidos políticos colonialistas tradicionales, es decir el Partido Popular Democrático y el Partido Nueva Progresista, perdieron su hegemonía electoral alcanzando cada uno apenas un 30% de los votos.  

El PNP perdió la mayoría en ambas cámaras y ganó la gobernación con un 32%.  Por su parte, el PPD obtuvo una mayoría raquítica en ambos cuerpos legislativos, pero no tiene la fuerza necesaria para aprobar legislación sin aliarse a los otros partidos de minoría.  

El recién creado Movimiento Victoria Ciudadana obtuvo casi un 14 % e igualmente el Partido Independentista Puertorriqueño.  

Por su parte, el Partido Proyecto Dignidad, de extrema derecha y ultraconservador en materia religiosa, logró obtener el 7% aproximadamente.  

Ante esta nueva realidad política, ¿qué es lo que se avecina para el País?

Primero, hay que entender que la vieja política bipartidista llegó a su fin.  Ahora hay cinco partidos políticos de los cuales ninguno tiene mayoría para gobernar por sí solo.  

Segundo, va a ser muy difícil adelantar las agendas políticas de manera unilateral, por lo que será necesario hacer alianzas o componendas.  Y tercero, hay un tranque legislativo con relación a la solución del estatus colonial. De modo que, desde el punto de vista interno, este asunto está trancado por esa vía.  

También es cierto que el 3 de noviembre pasado se llevó a cabo un referendo impulsado por el PNP sobre Estadidad Sí o No y que el Sí salió favorecido con un 52% frente a un 48% que votó por el No.  

Un alto número de personas no participaron en las pasadas elecciones, lo que implica que en realidad el voto por el Sí no alcanzó el 25% de la población total adulta.  

Aún así, los promotores de la asimilación política a los Estados Unidos, sometieron lo que se conoce como un Acta de Admisión para que el Congreso estadounidense incorpore a Puerto Rico como otro estado más de esa nación.  

Ya durante el verano del año pasado, la congresista de origen puertorriqueño Nydia Velázquez sometió una pieza legislativa en la Cámara de Representantes para llevar a cabo un proceso de “autodeterminación” que fuera vinculante con el gobierno de ese país.  

En aquel entonces, ese esfuerzo no llegó a primera base.  Ahora, conjuntamente con la representante Alexandria Ocasio-Cortez y los senadores Bernie Sanders y Bob Menéndez, se ha vuelto a introducir la llamada Acta para la Autodeterminación de Puerto Rico 2021.  

No pretendo en este momento analizar esta ley porque éste no es el espacio para ello. Solamente voy a señalar que este proyecto es uno de tipo colonial porque pone en manos del Congreso de los Estados Unidos la decisión final sobre el estatus político de nuestro pueblo.  

Pero no sólo eso, el peligro es más grave aún, dado que se reconoce el “derecho” de los estadistas a participar en ese proceso y a tener las mismas garantías de prevalecer.  

El proyecto asume que la estadidad es una forma legítima de descolonización, cuando en realidad es todo lo contrario: la culminación del coloniaje. Esto es así porque bajo ese arreglo político nuestro pueblo será asimilado culturalmente a la cultura anglosajona y nuestra identidad nacional boricua será destruida casi en su totalidad.  

Nos pasará lo mismo que a las tribus indígenas que han sido enclaustradas en reservas y en las cuales ya casi nadie habla su respectiva lengua materna. De la misma manera, los millones de descendientes de mexicanos que se quedaron en los territorios que los Estados Unidos le robó a México, ya casi no tienen ninguna relación cultural con sus antepasados y así les ocurre a muchos otros grupos étnicos que se han establecido en ese país, incluyendo a los boricuas.  

Como para muestra con un solo botón basta, lo único que hay que ver es lo que varios alcaldes estadistas han hecho con los nombres de sus municipios. Ya no se llama la Ciudad de Guaynabo, sino Guaynabo City o Aguadilla City o a los carros de la policía municipal se le han pintado los nombres en inglés como por ejemplo San Juan Municipal Police, Guaynabo Municipal Police, etc.    

Debe quedar claro que apoyar este proyecto equivale a legitimar la estadidad como una fórmula descolonizadora. Pero más aún, en su desesperación por tratar de no desaparecer de la vida pública, el otrora poderoso Partido Popular ha sido relegado a un papel de poca relevancia en la vida pública.  

El hecho de carecer de un proyecto político de avanzada, capaz de promover un modelo de verdadero cambio en la relación con los Estados Unidos, este partido sigue aferrado a su viejo estatus colonial.  

En su interior existe una guerra atroz entre los conservadores muñocistas, que aspiran a negociar cambios menores en la situación colonial, manteniéndose dentro de la Cláusula Territorial de la Constitución federal y los liberales que desean establecer un pacto neocolonial “soberano” con ese país.  

Esta batalla interna quedó evidenciada en el plebiscito del año 2012, en el que el número de votos a favor de la alternativa del ELA soberano fue de 438,896, mientras que los populares que depositaron su papeleta en blanco por mandato del liderato del PPD fue de 470,032.  

Como puede verse, el PPD está dividido casi por la mitad entre quienes quieren un ELA perfumado y quienes aspiran a una neocolonia. En el 1948 dio inicio un debate, en la Organización de las Naciones Unidas, sobre la necesidad de ponerle fin al colonialismo a nivel internacional.  

Éste había sido la causa principal de la Segunda Guerra Mundial y estaba sobre la mesa el hecho de que si no se eliminaba este mal político y económico, cabría la posibilidad de que estallara una tercera gran guerra. El hecho de que la Alemania Nazi promoviera el concepto del Lebensrawm o espacio vital, en la década de 1930, que ya se ejercía por el gobierno alemán desde el 1890, como una forma de colonización, fue la gota que colmó la copa. Debido a la expansión de Alemania hacia Europa del Este y luego su invasión a Francia, obligó a Inglaterra a declararle la guerra al gobierno nazi.  Lo demás es historia.

Sin embargo, el colonialismo no fue totalmente abolido como se esperaba. En África, especialmente, estallaron guerras de liberación contra el dominio de los países imperialistas europeos que produjeron cientos de miles de muertos, entre otras calamidades. Este proceso tardó décadas y aún no ha podido ser culminado.  

Varios países rehusaron deshacerse de sus posesiones coloniales, entre ellos los Estados Unidos, e intentaron rediseñar este concepto para su beneficio. Fue entonces cuando los magos imperiales de ese país se idearon la magistral opción de hacer “desaparecer” el colonialismo mediante un acto de malabarismo circense y así se creó el Estado Libre Asociado, como una forma audaz de engañar a la ONU y a nuestro pueblo.  

Ya desde 1951, los procónsules yanquis estaban en conversaciones con Luis Muñoz Marín para promover una “constitución” que estableciera un “gobierno propio” aquí y, de este modo, lograr sacar a Puerto Rico de la lista de países coloniales de la ONU.  

Una vez engañado nuestro pueblo con esta mentira, se llevó a cabo un referendo totalmente manipulado y la mayoría de los votantes aprobaron la susodicha constitución, que no es otra cosa que una ley del Congreso de los Estados Unidos.  

El 25 de julio de 1952, en el mismo día de la invasión de ese país al nuestro después de 54 años, el flamante gobernador colonial izaba la bandera mono-estrellada como el nuevo símbolo del ELA.  

En el 1953 los Estados Unidos acudieron raudos y veloces a la ONU, y forzaron la aprobación de la Resolución 748 (VIII) que sacó a Puerto Rico de la lista de países coloniales. Una vez logrado esto, Muñoz Marín y su cohorte de adláteres se encargaron de inculcarle al pueblo que ya no éramos una colonia porque se había establecido un Pacto con los Estados Unidos que no podía ser alterado unilateralmente.  

Esta mentira perduró por casi medio siglo hasta que se fue descomponiendo poco a poco en la medida en que el traje de la mona se ajaba ante las adversidades internacionales provocadas por el tiempo.  

No obstante, los sectores adscritos a la idea de la independencia denunciaron esta situación desde que dio inicio la patraña. El 30 de octubre de 1950 el Partido Nacionalista de Puerto Rico llevó a cabo una insurrección para tratar de evitar que esta trampa se materializara.  

El resultado fue de más de 50 personas muertas y miles de encarcelados por el traidor Luis Muñoz Marín. Durante la década del 60, varias agrupaciones políticas independentistas comenzaron a acudir al Comité de Descolonización de la ONU para denunciar la situación colonial imperante en nuestro territorio.  

Con el apoyo de Cuba y otros países conscientes de esta realidad, el caso de Puerto Rico se puso en la agenda de ese comité, el cual asumió jurisdicción sobre el mismo.  

Los Estados Unidos gritaron a los cuatro vientos que éste era un asunto interno de ellos pero el Comité no le hizo caso y determinó en sus continuas resoluciones que el caso de Puerto Rico era un asunto de carácter internacional.  

Como consecuencia de esta decisión, la lucha por nuestra liberación se elevó a varias instancias regionales y mundiales como la Organización de Países No Alineados.  

Ya para finales del siglo pasado, a los propios eternos defensores del ELA, no les quedó más remedio que comenzar a reconocer poco a poco que el tal Pacto no existía y que el País estaba sujeto a la “Cláusula Territorial” de la Constitución estadounidense y sometido a los “Poderes plenarios del Congreso” yanqui.  

Tuvo que venir el caso de Sánchez Valle a desmentir la patraña muñocista y ahora ya no cabe duda que nuestro país está sometido a un régimen colonial por el gobierno de ese imperio extranjero.

Ahora se está tramando desde Washington D.C. otra trampa contra nosotros. Los astutos politiqueros yanquis, junto a los del patio, están diseñando una nueva artimaña para establecer un nuevo proyecto de recolonización de Borinken bajo la dirección de las representantes Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio-Cortez.  

Esta ley ya ha sido respaldada, desafortunadamente, por varios partidos y organizaciones políticas del patio. Pareciera ser que se han olvidado de la historia y creen que lo ocurrido en el 1952 no tiene nada que ver con lo que está pasando ahora. Esta situación ha llegado al punto de que se ha creado un embeleco llamado Frente Puertorriqueñista dirigido por el Partido Popular y el único líder trasnochado que le queda: Aníbal Acevedo Vilá, quienes son los que están detrás de este proyecto.  

A él se han unido un grupo de legisladores y alcaldes populares, más un grupo de soberanistas del patio que andan iguales a aquel programa de televisión que se llamaba, “Perdidos en el Espacio”.  

Desde la Asamblea Permanente por la Descolonización y la Soberanía Nacional Boricua y el Estado Nacional Soberano de Borinken queremos denunciar esta nueva estrategia del gobierno de los Estados Unidos, utilizando a congresistas de descendencia boricua, para volver a engañar al pueblo con otro supuesto proceso de descolonización que no cumple con los requisitos del derecho internacional.  

Le pedimos a la ciudadanía que no se deje atrapar en esa artimaña que se está cuajando en la capital federal. Sólo a nosotros nos corresponde llevar a cabo un verdadero proceso de libre-determinación lo antes posible, sin intervenciones extranjeras, y para eso debemos comenzar a prepararnos desde ahora.      

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s