Turbas arruinan calidad de vida en el Viejo San Juan

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

Se defecan y vomitan en las aceras y calles de Isla Verde, el Condado y el Viejo San Juan.

Perrean en las vías públicas; muestran sus partes íntimas sin inhibiciones y pelean entre sí intercambiando palabras impublicables.

Rompen vitrinas de negocios; los arrestan y multan por no utilizar mascarillas; paralizan el tránsito con sus tumultos y algunos destruyen los apartamentos de alquiler de pocos días o ‘airb&b’ sin encomendarse a nadie.

Foto/Facebook

No son ‘turistas’, sino lo peor de Estados Unidos, comparado con escoria u estorbos humanos. No es un asunto de prejuicio racial porque lo mismo son afroamericanos como los chicos blancos de cuna privilegiada que en estos días llegan a Puerto Rico como parte del movimiento del ‘Spring break’.

Son la nueva pesadilla de los vecinos decentes del Viejo San Juan, la Puntilla y La Perla, según aseguró a Prensa sin censura la señora Margarita Gandía, vecina de la ciudad amurallada y corredora de bienes raíces.

“La única manera de describirlo es una masa de salvajes. Parecen órdagos, salvajones, sin ningún concepto básico de convivencia, modales y lo más básico. Es un desprecio a la gente, a los residentes y un desprecio a la zona histórica. Es algo insólito. Y además, con un coraje, una agresión y una especie de placer en este comportamiento tan agresivo. Nunca habíamos tenido esto en el Viejo San Juan, lo seguimos sufriendo”, dijo la señora Gandía, quien formuló sus declaraciones en su carácter personal y a nombre de la Asociación de Residentes del Viejo San Juan.

Foto/Facebook

A preguntas de este medio, Gandía confirmó que la turba estadounidense que sigue llegando a través de las aerolíneas con boletos adquiridos a precios muy bajos no respeta la propiedad ajena de los apartamentos que alquila.

“Ha habido otros casos en el Viejo San Juan y lo más preocupante es que la misma gente de AirB&B no está protegiendo a los dueños de esas propiedades. En la Calle Sol tenemos otro caso de escándalos. Cuando la administradora Margarita Díaz les llamó la atención por la gritería y el desorden ellas lo que hicieron fue llamar a AirB&B para quejarse y acusarla de racismo. AirB&B le dio la razón a los inquilinos desordenados, les quitó la renta y les dijo que se tenían que quedar ahí, desautorizando a la dueña. Y todos los del condominio se tuvieron que aguantar el desorden”, reveló.

Gandía advirtió que la situación podría empeorar durante las próximas semanas en que centenares de jóvenes de ambos sexos llegarán de vacaciones al Viejo San Juan durante el llamado “Spring Break”.

Margarita Gandía.

Se anticipa un caos mayor por las diferencias sociales y la violencia de los blancos hacia los afroamericanos en Estados Unidos. Allá generalmente no coinciden y se suelen evadir, como se evidenció en el ataque de la turba trumpista al Capitolio federal el pasado 6 de enero.

“Ahora viene las vacaciones de Semana Santa, de los muchachos universitarios. Ahora veremos la versión de otras hordas blancas. No se puede hablar de racismo para nada. Eso es lo que nos espera ahora en el Viejo San Juan. La experiencia ha sido nefasta. Con esa prepotencia de que ‘esto es mío’. La misma prepotencia que tienen los afroamericanos. Pero la experiencia con los muchachos norteamericanos del Spring Break es terrible; es lo mismo”.

La Asociación de Residentes del Viejo San Juan se reunió la semana pasada. Al presente, la policía estatal y municipal han cooperado con mayor vigilancia. Incluso, se ha limitado el acceso al Viejo San Juan solo a residentes y comerciantes.

Gandía reconoce que el caos que han permitido las autoridades del orden público, que lo justifican con eufemismos como “turismo” y “bailes”, es parte de un proceso de gentrificación que se remonta a 2014.

“Este proceso de sacarnos comienza con la debacle de las hipotecas y surgen muchísimas propiedades baratísimas que uno podía adquirir en el Viejo San Juan. Y lo que pasó es que una sola compañía en menos de cuatro años compró 39 propiedades. Morgan Reed y Brian Tanenbaum. Es malo que una sola compañía compre tantas propiedades para destrozarlas y convertirlas en cuartuchos para renta tipo AirB&B”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s