Experto Inmunólogo encuentra preocupante vacuna contra COVID-19

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura-Noticias

La vacuna contra el Covid-19 de la farmacéutica Johnson & Johnson, que ya llegó a Puerto Rico y se promueve como de una sola dosis, no ofrece garantías de seguridad a la ciudadanía, según reveló en entrevista en el programa Prensa sin censura el experimentado inmunólogo Dr. José W. Rodríguez Zayas.

La mayor parte de las personas han sido vacunadas con las de Pfizer y Moderna. En días recientes, alrededor de tres mil personas en Puerto Rico, han sido vacunadas con la de Johnson & Johnson.

“Es otro tipo de vacuna, otro mecanismo que estamos añadiendo. Mi preocupación es lo de tantas vacunas. Nunca hemos tenido una enfermedad con tantas vacunas. Lo que va a ocurrir es mucha confusión entre las vacunas y no podemos combinarlas. Si te pusieron la primera dosis con Pfizer tiene que ser Pfizer la segunda. La persona tiene que estar segura de con qué la están vacunando en la primera dosis”, dijo Rodríguez, catedrático de la Escuela de Medicina San Juan Bautista.

La vacuna de Johnson & Johnson produce menos protección que las otras, que son un 95% más eficaces. “Como inmunólogo, personalmente, el mecanismo que utiliza Pfizer y Moderna es sorprendente. Ha dado muy buenos resultados por la forma en que se administra. Me voy primero con Moderna y después Pfizer. Con Johnson & Johnson tengo mis reservas como inmunólogo”, reiteró.

Rodríguez, con un doctorado en Ciencias Biomédicas (Inmunología) de la Escuela de Medicina Morehouse en Atlanta Georgia y maestrías en Microbiología de Emporia State University en Kansas y en Ciencias Naturopáticas de Universidad de Leon en España, reveló que la vacuna de Johnson & Johnson usa un mecanismo similar al de Astra Zeneca, que se ha comprobado que incide en coagulación sanguínea que degenera en infartos.

“Lo preocupante es eso. Allá en Europa la aguantaron por los casos de trombosis, en que ocurren coágulos. Es el mismo mecanismo: utilizan virus de otras especies, de un chimpancé, transportan el ADN del virus del Covid, lo introducen a tus células y lo producen. El mismo mecanismo usa Johnson & Johnson. Si allá está ocurriendo eso, ¿por qué acá no nos preocupamos con Johnson & Johnson? Eso es lo preocupante”.

Mientras, una persona con un fuerte catarro, con asma o un cuadro clínico complicado no debe vacunarse contra el Covid-19 hasta tanto no se sienta bien porque, de lo contrario, podría poner en peligro su vida, advirtió Rodríguez Zayas.

“Los pacientes que están enfermos no se deben vacunar. Los que están pasando por un proceso infeccioso o cualquier enfermedad descontrolada, ya sea diabetes, hipertensión u otro tipo de enfermedad crónica, tienen que tenerlas controladas antes de vacunarse. No debemos vacunar a personas que estén en un proceso infeccioso, ya que estamos trastocando el sistema inmunológico cuando inyectamos la vacuna y estaría añadiendo más madera al fuego y el sistema inmunológico se puede confundir y alterarse”.

No obstante, Rodríguez aclaró que las asociaciones médicas internacionales están permitiendo la vacunación de personas con diferentes condiciones crónicas.

En Puerto Rico, a la fecha del 15 de marzo, se había administrado la vacuna de Pfizer-Moderna a alrededor de 300 mil personas, equivalente a un 15% de la población que solo ha recibido la primera de dos dosis. La proyección es alcanzar el 70%.

“Entre ellos están las personas con enfermedades crónicas y gracias a Dios no han tenido un desenlace fatal. Todo ha sido bien seguro”.

La vacuna no garantiza que una persona no se contagie con el Covid-19 y contagie a otras. “El sistema inmunológico de cada persona es diferente. Unas lo tienen débil, otras normal y otras alterado. Las vacunas funcionan si el sistema inmunológico de la persona esta funcional. Si esta inmuno comprometido, está en quimioterapia o esta con su sistema muy bajo, como las personas con trasplantes con sistema suprimido, la efectividad de la vacuna en esas personas va a ser menor. Vacunación es una cosa e inmunización es otra. Te puedo vacunar y no lograr la inmunización”, explica Rodríguez al añadir que, al presente, en Puerto Rico no se tiene evidencia de la eficacia de las vacunas.

La proyección es vacunar a dos millones de personas en Puerto Rico, equivalente al 70% de la población. De ahí el interés por masificar la inoculación con el producto de la multinacional Johnson & Johnson.

“Con Pfizer y Moderna se necesitará el doble de las dosis y eso trae más problemas para la distribución y adquisición de esas dosis, porque hablamos de cuatro millones de dosis para toda la población. Ahora mismo en almacén tienen un millón de dosis, que espero que para verano ya estén en los brazos de las personas, pero nos va a faltar un millón de personas más”, abundó el prestigioso doctor en Inmunología al aclarar que aún las personas inmunizadas naturalmente (porque superaron el Covid-19) tendrán que vacunarse.

Mientras más se demore en vacunar a la población, en aras de alcanzar la inmunidad comunitaria, el virus seguirá mutando o cambiando para hacerse más fuerte y sobrevivir, como la influenza.

La recomendación es sencilla: aunque se vacune, no deje de usar mascarilla, desinfectarse continuamente las manos y observar distanciamiento físico.

Dr. José W. Rodríguez Zayas, prestigioso inmunólogo puertorriqueño de reconocimiento internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s