En decadencia Piñones

Jaime Torres Torres

Prensa sin censura

La acumulación de basura y pailas de manteca usada en el área de los quioscos de La Pocita contrasta con el deslumbrante paisaje natural de esta playa del litoral loiceño en Piñones, a la que aun en tiempos de pandemia semanalmente acuden miles de personas por la belleza y accesibilidad del lugar, localizado en la PR-187.

Las primeras cuatro imágenes que acompañan esta nota fueron tomadas antier por Marisol Ocasio Castro, quien lleva meses gestionando el alquiler de uno u dos quioscos para el desarrollo del negocio Mojito Beach Bar, que operó en Playa Santa en Guánica y fue desplazado por la actividad sísmica en el Suroeste del País.

El problema de la basura, que ocasionalmente la administración municipal ha atribuido a las inconsistencias del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), es recurrente, pero los propietarios y titulares de los chinchorros tampoco son diligentes en mantener las áreas limpias.

“Son más o menos ocho quioscos y de esos ocasionalmente operan tres y de esos tan solo uno abre de viernes a domingo”, dijo Ocasio Castro, quien representa al ingeniero Eric José Bones, titular del concepto Mojito Beach Bar, que opera actualmente en el Balneario de Carolina.

“Fui a una reunión con la señora alcaldesa (Julia Nazario) y la planificadora del municipio con la intención de adquirir un quiosco en La Pocita, pero nos dijo que los quioscos no le pertenecen al municipio y que ella había hecho gestiones para que se los dieran para así darles mantenimiento. La información que tengo es que las personas no pagan patentes ni nada de lo concerniente a un comercio legal”, alega Ocasio Castro.

La Pocita es un lugar de gran atractivo turístico, frecuentado semanalmente por miles de personas, incluidos turistas. “Nosotros nos encargaríamos de limpiar la playa y los quioscos, pero ella (la alcaldesa) nos dijo que eso pertenece a Recursos Naturales. Siempre están en las pésimas condiciones que revelan las fotos. Además, es un nepotismo que tienen con los quioscos. No los trabajan, pero tampoco dejan que otras personas los trabajen. Intenté hablar con una señora propietaria de uno de los quioscos, pero se mostró muy hostil y molesta. Alquilamos en Carolina, pero el área de La Pocita es la que me interesa”, subrayó Ocasio Castro.

Mojito Beach, que está dispuesto a gestionar la documentación y permisos requeridos y pagar patentes municipales, es un concepto innovador en que muchachas caminan por la orilla de la playa y preparan la refrescante bebida frente a sus clientes.

“Este negocio tiene un ‘crew’ pagado por el ingeniero y dos veces a la semana limpian toda la playa. No es competencia alguna con ninguno de los negocios establecidos aquí”.

En los quioscos de La Pocita, cuando operan, generalmente se venden piononos, alcapurrias y bacalaítos fritos en manteca, arroz con jueyes y algunas delicias confeccionadas al burén o plancha de metal sobre leña, que realmente es madera tóxica de paletas de mercancía.

Los quioscos no le pertenecen al municipio porque son parte de un convenio entre el Departamento de Recursos Naturales y unos residentes que administraban unos chinchorros frágiles y de madera vieja en el sector conocido como el terraplén. En tiempos de inundaciones costeras el mar arrasaba con ese sector de la PR-187.

“Eso fue un acuerdo al que llegó Recursos Naturales con varios residentes de Piñones y el sector La Torre porque eran los quioscos que estaban originalmente en las dunas de arenas. Cuando vino la construcción del rompeolas se dieron unos pleitos y Recursos Naturales y el gobierno decidieron construir esos quioscos y ahí están los Boria, los Romero y unos cuantos más que se colaron en el viaje pero son residentes de aquí. El presidente de la junta es Luis Clemente y los quioscos son como diez en cada lado”, aclaró Daniel Alméstica, líder comunitario que en otras instancias ha sido portavoz de los comerciantes de Piñones.

Sobre el ornato y la remoción de la basura acumulada que atrae sabandijas y es foco de enfermedades e impacto ecológico, Alméstica sostuvo que es responsabilidad de los dueños de los quioscos.

“Sabemos que en conciencia eso le toca al mismo comerciante. La basura que genera el comerciante es privada, pero sabes la idiosincrasia: creen que todo lo tiene que resolver el gobierno. La realidad es que si uno tiene un establecimiento debe pagar su contenedor privado y la realidad es que el municipio cuando hay demasiada basura se las recoge, como un tipo de concesión”.

Aclaró que los chinchorreros que no pagan patentes es porque sus negocios están cerrados. “Si están abiertos, pagan. La mayoría no está en operaciones. Sonia Boria y otra gente están al día con Clara Rivera de Finanzas en el municipio”.

Deteriorado el Paseo Tablado

Otro atractivo turístico de Loíza es su paseo tablado en Piñones, que inicia en COPI y entre el litoral, mangle y bosque, se prolonga hasta el sector conocido como Monte Grande.

El paseo está igualmente abandonado, lo que dificulta el acceso en bicicletas, incluso a pie para algunas personas, pues no hay garantías de seguridad.

Desde 2006 la Autoridad de Carreteras y el Departamento de Recursos Naturales literalmente se pasan de mano en mano la papa caliente de su mantenimiento que conllevaría la inversión de una cuantía millonaria de fondos públicos.

“Desde hace tiempo solicitamos a todas las agencias y al municipio porque creemos que cada uno puede hacer un poquito en unas áreas. Desde el inicio hemos dicho que es importante que se le de mantenimiento”, señaló Maricruz Rivera Clemente, presidenta de la Corporación Piñones Se Integra (COPI).

Sin recursos, COPI le da mantenimiento al tramo del paseo que discurre hasta metros después del Puente Boca de Cangrejos, que delimita la jurisdicción de Loíza y Carolina.

“COPI puede hacer la labor si contáramos con presupuesto porque se generarían empleos para la comunidad. Es un espacio hermoso que al no cuidarlo no solo descuidamos una infraestructura importante para la comunidad, sino que también perjudicamos el ecosistema al no recogerse la basura en la zona. El municipio podría encargarse de ciertos tramos en que hay comercios y podría regular que sean cuidadosos porque hay negocios que han colocado mesas en la zona del paseo tablado”, puntualizó Rivera Clemente.

Galería de fotos

Fotos/Maricruz Rivera Clemente y Marisol Ocasio Castro.

Un comentario en “En decadencia Piñones

  1. La mayoría de los negocios pagan para la disposición de desperdicios. Si nadie las recoge ellos como comerciantes deberían encargarse de eso. No se dan cuenta q los primeros afectados son ellos como negocio. Que hagan un grupo y entre todos paguen en lo q se resuelve el problema

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s