El problema no es Benito; el problema es Bad Bunny

JAIME TORRES TORRES

¿Es posible que un seudo ‘cantante’ que idiotiza con sus letras tenga a gente joven sacrificando sus horas de descanso en una fila para comprar los boletos de sus próximos conciertos?

¿Cómo se puede entender que millones hayan tatuado en sus cuerpos el corazón depresivo de “Un verano sin ti”?

¿Es posible que miles se tiñan las uñas como él, que se vistan como él, que se peinen como él y pretendan ‘vivir’ como él?

Si menciona el trago “Moscow Mule” en una canción o dice en sus redes que lo disfruta, la masa juvenil lo bebe también.

Si mañana dice que la vida real es una mierda y que es más divertida la virtualidad del Metaverso, amén de que nos podríamos encontrar allá, sería insospechada la cifra de chicas y chicos que de manera resuelta se embarcarían en su idea.

Me resisto a pensar en un Jim Jones y menos en el rapero Travis Scott y la euforia detonada en estampida violenta que dejó varios jóvenes muertos durante uno de sus recientes conciertos.

Pero sí admito que se trata de una nueva religión, de una nueva sociología y una nueva cultura: la del desprecio a la realidad temporal, el culto a lo banal y el deleite por lo virtual.

Sepan que el seudo ‘artista’ [el problema no es Benito Antonio Martínez Ocasio] fue el motor que movilizó a los centenares de miles de sus pares que sin entender porqué, tal vez por su desinformación general, sacaron literalmente de la Fortaleza al corrupto Ricky Rosselló.

Si hoy los convocara contra el desgobierno de Pedro Pierluisi otro verano 2019 sería posible en 2022.

Pero ahora hay que vender conciertos y canciones; ahora el ‘gobierno’ ta bien, que ni se escuchan él ni Tommy Torres, Ricky Martín [demasiado ocupadito está con salvar su imagen] y René Pérez.

Mientras, el ‘doble paso’ sexual enajena y causa estragos y la irreverencia juvenil hacia sus padres es epidémica. Ah, son muchas las fantasías anales, gracias a su “Zafaera”.

Benito, ¡ay bendito! Eres el tipito que si no entiendes el fenómeno social en torno a ti mismo menos te entiendes artísticamente, porque te conceptualizaron, te crearon, te ensamblaron, te maquillaron y te lanzaron a pesar de la oposición inicial de la industria, comenzando con el Grammy que no te dio foro. Pero seguiste y sigues dictando pautas este año y el próximo porque maquinarias poderosas de mercadeo laicistas tienes a tu servicio.

Gente, Bad Bunny se retirará multimillonario y de seguro fundará una ONG para asistir a los niños y jóvenes que enloquezcan el día que haga mutis. [Me reservo el sarcasmo de la hipérbole]

El vacilón que comenzó entre 2017 y 2018 podría ser tan fugaz como un suspiro. De seguro no llegará al 2025, porque si trasciende en el almanaque, pobre de la próxima generación.

Pasará, como todo lo desechable de la presente era digital, pero triste será ver pasar junto a este fabricado fenómeno del capital y el marketing a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes que amamos.

Las maquinarias de Elvis Presley, Los Beatles, Jimi Hendrix, Felipe Rodríguez, Héctor Lavoe, Michael Jackson, Menudo, Madonna, Britney Spears y otros fueron más humanas y menos mezquinas.

Este fenómeno de la fabricación de ‘estrellas’ estrelladas tiene un nombre: Bad Bunny, signo de que el fin del mundo se acerca… Porque es el ‘artista’ del nuevo orden mundial, de una nueva ideología [la del ‘y a mí ¿qué? y YHLQMDLG) que apela a la joda y a todo lo que usted quiera menos que sus fans piensen…

Imagen/Facebook

2 comentarios en “El problema no es Benito; el problema es Bad Bunny

  1. Es obvio que este árticulo está dirigido a los boomers y GenX con mentalidad de boomers, con el próposito de alimentar el desagrado hacia el artista puertorriqueño más grande del momento, Benito Antonio Martínez Ocasio, Bad Bunny. Para empezar, le aclaro que «el joven sacrificando sus horas de descanso en una fila» estaba allí porque quería. Nadie lo obligó. Los jovenes querían ser parte de algo especial como haciamos los que seguiamos y vivimos los tiempos de Menudo. Si vió los videos, el ambiente en la fila era uno festivo y bastante organizado gracias a los mismos jóvenes que se supieron comportar. Lo del revolú de la basura son otros 20 pesos. Eso pasa hasta en las playas y el que es puerco, es puerco donde quiera. El corazón «depresivo» que millones se han tatuado? Yo misma lo tengo tatuado y de casualidad usted sabe el significado? Sabe porque es un corazón triste?. No entiendo en que puede afectar que las personas se quieran tatuar el corazón. Que miles se pintan las uñas y usen faldas como él? Esto es una de las cosas que mas molesta en nuestra cultura machista y homofóbica. Los hombres y las mujeres no puede expresarse como son sin que alguien de la Generación de los Boomers o Gen X Acomplejada se ofenda. Quieren que todo el mundo viva con las normas sociales ya establecidas. Bad Bunny decidió que sería diferente. Si sus seguidores lo imitan es porque también quieren ser diferentes. En nada les afecta que un hombre se pinte las uñas o use faldas. La música de Bad Bunny va dirigida a un público adulto. Los padres deben monitorear lo que hagan sus hijos y estar pendientes del sin número de peligros que existe a diario. Muchos de los padres prefieren ignorar lo que hacen sus hijos y luego culpan a a los artistas en vez de educar y aceptar su responsabilidad. Aparentemente y con gran hipocresía, para los Boomers y Genx Boomers de PR, Santo Daddy Yankee es el único del género que tiene el pase de cantar sucio, hablar malo en sus canciones y hasta con insinuación sexual en sus temas. Lo aceptan y celebran lo bello
    y lo humilde que es. Pero Bad Bunny, ese «tipito» es el escogido de la supuesta nueva religión. Al el verano del 2019, no le quite crédito al pueblo que fue quien se organizó. Bad Bunny tampoco tiene la culpa de que un corrupto inepto hiciera lo que hizo. Muchos fanáticos políticos en la isla se quedaron mordíos por verlo en la carroza con Tommy Torres, René y Ricky Martín. Y si piensa que Benito esta callaíto, y que no esta al día de los problemas que continúan en PR, le invito que escuche El Apagón de su mas reciente albúm. Ya veo que conoce Safaera y que está al día con ella. En una relación de adultos y que consientan las partes, las fantansías anales que usted menciona, son aceptables. Lo que es inaceptable son canciones que promuevan relaciones entre adultos y menores como «Un Nido de Amor» de nuestro querido Gran Combo. Los fánaticos religiosos se han encargado de llenar de complejos a la gente y hasta quieren vivirle la vida sexual a las personas. La sexualidad sigue siendo un taboo y todavía en este tiempo quieren tener a las mujeres reprimiendo su sexualidad y quieren mantener los jovenes ignorantes del tema. Ese «tipito» como usted lo llama con su música ha hecho que muchos jóvenes y no tan jóvenes en el mundo entero se identifiquen con el contenido de sus canciones. Ese «tipito» esta siendo reconocido mundialmente y que hasta el día de hoy representa a PR con orgullo. Cuanto durará? No se sabe, pero le aseguro que vendrá otra persona y continuará representando esos jovenes que tanto critican por tener gustos o puntos de vista diferentes a los de sus padres. Si los juveniles como usted dice son irreverentes con sus padres, no culpen a Bad Bunny porque canta Safaera. O es que no va a culpar Daddy Yankee cuando canta El Pony o La Combi Completa? Digo, porque para ser justo si va a poner la culpa en los artistas, hay bastantes en el género. Sobre «las maquinarias mas humanas» que menciona, le voy a recordar una en particular (Madonna) que se pasó nuestra linda bandera por sus partes privadas en un concierto en la isla. Otro fue un adicto a drogas (Hector Lavoe), un «tremendo» ejemplo para los que lo escuchamos cuando eramos niños y no entendiamos el tema de las drogas. Otro, un grupo musical (Menudo) que varios de sus integrantes fueron abusados, incluyendo con abuso sexual y que se ha mantenido callado por años. Otro de sus favoritos (Jimi Hendrix) cantaba Voodoo Child», una canción interesante. Y Tal vez a escuchado «I’m a slave 4 you»(Britney Spears) con un con un ritmo bastante contagioso. Yo crecí escuchando la música de esas maquinarias, pero no son mejor que Bad Bunny porque todos ellos tienen colas que les pisen. Mis hijas crecieron escuchando de todo incluyendo las canciones de Daddy Yankee, Don Omar, Pitbull, Gilberto Santarrosa, El Gran Combo y las de Bad Bunny entre otras. Pero mis hijas crecieron en un hogar funcional, donde el amor y cariño nunca ha faltado, donde se respetan los gustos de cada uno, y donde se les educó. Aunque somos diferentes generaciones buscamos aquello que nos acerque. No buscamos tirar cada cual para su lado. Criticando los jovenes y no tratar de entender porque tienen gustos diferentes a los nuestros lo que crea es un conflicto constante. Al final del día, los problemas de PR van mas allá de Bad Bunny o de el género urbano. En Puerto Rico lo que existe es demasiada hipocresía. Vivan sus vidas y dejen vivir los demás.

    Le gusta a 1 persona

    1. Wow! Usted ha dicho absolutamente todo lo que pensé al leer ese artículo, pero jamás lo habría podido expresar tan claramente como usted. ¡Gracias, de parte mía (tengo 56 años), de parte de mi madre que piensa igual (79 años), y mi hijo (22 años)!

      Le gusta a 1 persona

Responder a ladymami Ramos Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s