Reprueban ambivalencias de Centro de Estudios Puertorriqueños con invitación al congresista Ritchie Torres

La Campaña Puerto Rico No Se Vende condena la invitación del Centro de Estudios Puertorriqueños (El Centro) al congresista Ritchie Torres para hablar sobre su proyecto de ley sobre la terminación de la Junta de Control Fiscal.

Si bien El Centro fue fundado por activistas puertorriqueños, en su mayoría independentistas, en las últimas décadas se ha olvidado de sus raíces y, en cambio, ha buscado servir los intereses de los patrocinadores y aplacar a la presidenta reaccionaria del Hunter College, Jennifer Raab. Esto es evidente con la última invitación del congresista Torres para hablar con El Centro.

Si bien el congresista Torres se hace pasar por un amigo del pueblo puertorriqueño, no se puede confiar en él. Como partidario de la estadidad y sionista acérrimo, está claro dónde están las prioridades del congresista Torres: solo dentro de sí mismo mientras trata de recopilar votos para construir su carrera en la política. Si bien el congresista Torres habló sobre la importancia de la “autodeterminación” y el “derecho de los pueblos a elegir”, es obvio para nosotros que al congresista Torres no le importa descolonizar verdaderamente a Puerto Rico. Esto se refleja aún más en su ausencia de apoyo a Palestina, en lugar  complace a los votantes sionistas y combina la disidencia contra el proyecto colonial de Israel con el antisemitismo.

El Partido Demócrata, al que se alinea el congresista Torres, sigue rondando a Puerto Rico como buitres, aprovechándose del estatus del archipiélago para asegurar más votos para futuras elecciones, sabiendo que el archipiélago tradicionalmente ha apoyado al Partido Demócrata. En el sitio web del congresista Torres, afirma: “Los votantes de Puerto Rico hicieron oír su voz en las recientes elecciones y votaron a favor de la estadidad. Ahora, el Congreso tiene la obligación de actuar sobre lo que votó la gente”.

Esta declaración por sí sola deja muy claro que al congresista Torres no le importa e ignora cuál es la verdadera posición de los puertorriqueños. De hecho, en el último referéndum sobre la estadidad en noviembre de 2020, las opciones dadas a los votantes en Puerto Rico fueron “Estadidad” o “No a la Estadidad”. Muchos partidarios de la estadidad apuntan a este referéndum para demostrar que los puertorriqueños están a favor de la estadidad, ya que el 52% de los votos aprobaron la estadidad, sin embargo, esto descarta el hecho de que solo el 54,7% de todos los votantes registrados en Puerto Rico habían emitido su voto. Tomando esto en consideración, es más acertado informar que solo alrededor del 29% de los puertorriqueños son pro estadidad.

Además, el congresista Torres se olvida de señalar que muchos independentistas boicotean estos referendos como maniobras del régimen colonial. Si bien el congresista Torres afirma que apoyará cualquier decisión sobre el estatus que tome el pueblo puertorriqueño, independientemente de la forma en que elija presentarla, ya sea en convención o plebiscito, ignora décadas de abuso y violencia que los partidarios de la independencia han enfrentado a manos del gobierno imperialista de los EE. UU.

El congresista Torres ha mencionado su plan para impulsar un proyecto de ley para abolir La Junta, pero se contradice al trabajar junto con el gobernador Pierluisi y la comisionada residente Jennifer González en un intento de hacer que ese proyecto de ley se haga realidad. Pierluisi, quien fue abogado de la Junta de Control Fiscal y cuya gestión está llena de escándalos; y Jennifer González, quien nunca ha hecho nada en interés del pueblo puertorriqueño desde su primer día en el cargo.

El congresista Torres afirma que al eliminarse la Junta de Control Fiscal, el poder volvería a manos del gobierno local puertorriqueño. Esto plantea la pregunta: ¿Qué poder? El gobierno local puertorriqueño es nada menos que un títere del imperialismo estadounidense, nunca al servicio del pueblo de Puerto Rico, sin poder, y que opera sobre la corrupción y el escándalo a gran escala.

Durante la entrevista de El Centro con Torres, el moderador ignoró las preguntas sobre su apoyo al sionismo, su asociación con Pierluisi y sus puntos de vista sobre la estadidad.

Vergüenza le debe dar a El Centro por proporcionar una plataforma para políticos, como el congresista Torres, que solo buscan usar a Puerto Rico como moneda de cambio, y más vergüenza les debe dar por no usar su posición para criticar la perspectiva errada del congresista Torres.

Esta institución anteriormente revolucionaria se desfigura a sí misma y a su propósito original al continuar complaciendo a los financiadores y administradores en lugar de servir a los puertorriqueños para los que fue fundada.

La Junta de Control Fiscal debe irse, pero no para volver a poner el poder en manos del régimen títere local sino para poner el poder en manos del pueblo. ¡La Junta de Control Fiscal debe irse y el imperialismo yanqui debe irse con ella! ¡Que viva Puerto Rico Libre y Socialista!

Congresista Ritchie Torres.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s