Nostálgico tributo a Johnny Pacheco

Jaime Torres Torres

Un tributo a Johnny Pacheco entraña un saludo a Puerto Rico.

Aquí reside parte de su familia y de la Cantera de Ponce es el cantante emblemático de su Tumbao Añejo: el inolvidable Pete’ Conde’ Rodríguez.

Si el homenaje lo hace José Alberto ‘El Canario’ aun toca más profundo la fibra del País porque el sonero dominicano residió varios años de su adolescencia aquí y se desarrolló en el género rodeado de puertorriqueños porque la salsa, a pesar de la herencia del son matancero que tan clara tuvo Pacheco, es una expresión que detona y se apodera del mundo gracias, particularmente, al ingenio con que el talento dela diáspora boricua asentada en Nueva Yorkenriquece el cubanismo del género.

Por eso el disco “El Maestro vive… ¡Cima!”, de José Alberto ‘El Canario’, es una de las sorpresas de 2022, de cuyo lanzamiento El Mago de la Flauta no pudo ser testigo, aunque sí supo del proyecto.

José Alberto, con la percusión del colombiano Diego Galé, las trompetas de Julio Díaz, el tres cubano de Renesito Avich, el piano de Orlando Mosqueda y los coros de Gilberto Santa Rosa y Charlie Donato, contribuye a que las nuevas generaciones conozcan parte del legado del genio de las Estrellas de Fania, a la vez que documenta una decena de las canciones que El Conde grabó con el Tumbao Añejo de Pacheco.

Se trata también de un tributo al fenecido cantante ponceño, cuya tesitura Canario parece emular en algunos soneos, incluso en sus versos y melodías originales.

En agenda eventualmente tiene su lanzamiento en vinilo, pero la versión virtual ya estádisponible en las plataformas de música digital.

La secuencia consta de nuevas versiones de “Como cocina la gorda”, “Dulce con dulce”, la bomba “El negro Panchón”, el bolero “Lo añoro”, “Mi nuevo amor”, “Mujer ingrata”, “Ponle punto”, “Primoroso cantar”, “Víralo al revés” y “Yolanda”, en la que El Canario silba simulando un solo de flauta.

Este cancionero aparece originalmente en los elepés “La perfecta combinación”, “Los compadres” y “Tres de café y dos de azúcar”, considerados lo mejor de Pacheco y El Conde.

La intención fue recrear cuasi a la perfección la sonoridad del Tumbao Añejo de Johnny Pacheco, fundamentada en la combinación de trompetas y tres cubano.

Y El Canario lo logró con creces, garantizando un nostálgico, cadencioso e irresistible recorrido por el son, el guaguancó, la guaracha y el bolero al estilo de Pacheco y su Tumbao.

Lo recomiendo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s