Otorgan Medalla de la Libertad al asesino del Che Guevara

Después de que Rodríguez ordenó que dispararan al Che, le cortaron las manos y las enviaron a Langley, pero no antes de que robara el Rolex del cadáver del Che que estaba destinado al hijo de uno de sus compatriotas en Bolivia.

Publicado en Portside

Autor: Michael Steven Smith

El 16 de septiembre de 2021, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, otorgó la Medalla de la Libertad del Gobernador a Félix Rodríguez, el contrarrevolucionario anticomunista cubano que vive en Florida.

Como agente contratado de la CIA, Rodríguez ayudó a localizar y asesinar al Che Guevara en Bolivia en 1967. Fue un asesinato político. La medalla del gobernador permitió a DeSantis reconocer a Rodríguez como una “persona que ha hecho una contribución especialmente meritoria a los intereses y ciudadanos del estado, (y) su cultura”. Como observó Milton hace casi cuatro siglos, “la infancia muestra al hombre, como la mañana muestra el día”.

Rodríguez nos muestra su personaje en su autobiografía titulada con característica bravuconería Shadow Warrior: The CIA Hero of a Hundred Unknown Battles.

Creció como hijo único de una acomodada familia cubana provincial de ascendencia española / vasca. Uno de sus tíos era ministro en el gobierno del dictador Fulgencio Batista apoyado por Estados Unidos, otro era juez. Pasó un tiempo en la finca de su tío donde montaba a caballo y, a los siete años, aprendió a disparar un rifle. A los diez años se fue a la escuela militar, conviviendo con otro tío que era ministro de Obras Públicas de Batista en una casona del caro barrio de Miramar en La Habana. En séptimo grado se fue para asistir a un internado en Pensilvania. Su familia se opuso al movimiento del 26 de julio incluso antes de que la dictadura de Batista fuera derrocada en 1959 por una revolución popular liderada por Fidel Castro y Che Guevara. Se mudaron a Miami después de la revolución. A los 17 años, Rodríguez se unió a la Liga Anticomunista del Caribe patrocinada por el hombre fuerte de República Dominicana, el general Rafael Trujillo, a quien Rodríguez se refirió como un “supuesto tirano”. A partir de entonces, Félix se entrenó en la República Dominicana para una invasión a Cuba, pero no participó en la fallida invasión del grupo en 1959.

Rodríguez, que ahora vive en Miami, se unió al Cruzado Cubano Constitucional, uno de los muchos grupos anticomunistas de la ciudad cuyo objetivo era “iniciar operaciones militares contra Castro”. Rodríguez fue nombrado sargento de pelotón. Se consideraba un “revolucionario”, hablaba a menudo de “honor” y “libertad” y soñaba con “liberar a Cuba”.

Cuando se graduó de la escuela secundaria, su familia le regaló un costoso automóvil deportivo y pasó el verano persiguiendo chicas en la playa de Miami. Decidió no ir a la universidad y en su lugar falsificó el nombre de su padre en una solicitud para ir a pelear en Cuba.

En 1961, a la edad de 21 años, Rodríguez se ofreció como voluntario para asesinar a Fidel Castro. Se eligió un lugar para el asesinato en un lugar que se sabía que frecuentaba Castro. El joven asesino intentó tres veces tomar un bote de Miami a La Habana pero el bote no llegó y finalmente la misión fue cancelada. Rodríguez se describió a sí mismo como “tremendamente decepcionado porque yo era un soldado cubano. Me consideraba en guerra con Fidel ”.

En 1987, el abogado independiente que investigaba el escándalo Irán / Contra le preguntó si él mismo había intentado matar a Castro con la explosión de un puro. “No señor, no lo hice”, respondió. “Pero me ofrecí como voluntario para matar al hijo de puta en 1961 con un rifle telescópico”.

Rodríguez participó en la invasión de Bahía de Cochinos del mismo año. Se infiltró en Cuba con un grupo anterior a la invasión. Cuando la operación fracasó, logró evitar la captura y huyó a Venezuela y luego de regreso a Miami. En 1966, el Che Guevara intentó defender la revolución cubana extendiéndola a otros países de América Latina, primero a Bolivia. ¿Por qué Bolivia? Era el país más pobre de América Latina, más analfabeto, más rural y más indio. También era el país más inestable de América Latina habiendo pasado por 189 cambios de gobierno desde que se convirtió en una república independiente en 1825.

El Che llegó a Bolivia a principios de noviembre de 1966. Su plan era montar un campamento para sus guerrilleros y una vez que fueran entrenó a mover sus tropas al norte para enfrentarse al débil ejército boliviano. Pero sus tropas fueron descubiertas temprano y huyeron hasta que una fuerza de soldados bolivianos, entrenados y armados por Estados Unidos, que le proporcionaban de todo, desde el desayuno hasta las balas, lo rodeó.

Fue Rodríguez, vestido de soldado boliviano, quien identificó los movimientos de la guerrilla. El Che fue herido y capturado. Rodríguez intentó interrogar al Che sin éxito. La CIA tenía un acuerdo preestablecido con el dictador boliviano René Barrientos de que, si el Che era capturado, sería ejecutado. Fue Rodríguez, luego de hablar por teléfono con Barrientos, quien dio la orden. Lo llevó a cabo un sargento boliviano.

El cuerpo del Che fue atado al puntal de un helicóptero y trasladado al pueblo cercano de Valle Grande.

Allí lo tendieron sobre una mesa de cemento de un hospital para acomodar a los fotógrafos a quienes se les permitió tomar fotografías del trofeo de Rodríguez. Después de que le dispararan al Che, le cortaron las manos y lo llevaron en avión a la sede de la CIA en Langley, Virginia, donde fue identificado positivamente. La CIA tenía sus huellas dactilares desde 1954.

La operación para capturar y matar al Che Guevara se llevó a cabo directamente desde la Casa Blanca del presidente Lyndon Johnson. Cuando el Che fue asesinado, el director de la operación, Walt Whitman Rostow, que tenía una oficina en la Casa Blanca, escribió en papel de la Casa Blanca a Johnson que “las tropas que entrenamos y suministramos finalmente lo atraparon”.

Otorgar a un asesino la medalla de la libertad demuestra el nivel de decadencia al que la cultura política de Florida ha sido arrastrada por la influencia de los cubanos contrarrevolucionarios del sur de Florida.

En los años venideros, nuestro héroe de 100 batallas desconocidas fue luchar contra aquellos que buscaban la libertad de la opresión desde Vietnam hasta Nicaragua.

Por cierto, Rodríguez quitó el reloj Rolex del Che del cadáver y se lo muestra con orgullo a sus admiradores. El Che tenía la intención de entregar su reloj al hijo de uno de sus compatriotas en Bolivia.

El asesino de Che Guevara, el cubano Félix Rodríguez condecorado por el gobernador de Florida, Ron DeSantis.
Ernesto ‘Che’ Guevara en Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s