La ‘imbecilidad’ de la vacunación compulsoria

Para Prensa sin censura-Opinión

Lcdo. Adrián Díaz

En Buck v Bell (1927) se estableció qué esterilizar a las mujeres u hombres bajo custodia del Estado no violaba la decimocuarta enmienda de la Constitución sobre debido proceso de ley e igual protección de las leyes.

Estas eran mujeres y hombres marginados, sin educación, a veces sin familia que el estado buscaba esterilizar porque si no se convertirían en una amenaza a la sociedad al reproducir a otros ‘imbéciles’ o personas “unfitted”.

Así catalogaban a muchos puertorriqueños y extranjeros en la época. En tanto el Tribunal Supremo Federal invocó la doctrina de que en algunos casos se podía sostener la vacunación compulsoria, entonces ese argumento era suficiente para legitimar la esterilización de estos ‘imbéciles’. “Three generations of imbeciles are enough”.

Si usted cree en vacunar a las personas compulsoriamente, usted no es solo un ignorante, fácil de manipular, sino un vivo ejemplo de imbecilidad e inmoralidad. A los que pregonan estupideces en la radio o desde sus escaños políticos por dinero, cuídese que la corrupción es un delito.

(El autor es abogado de la Coalición Pro Consentimiento Informado y Salud-CPCIS)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s