Puerto Rico: entre el ingreso mínimo y la renta básica

(Nota del Editor: Primero de una serie de artículos.)

Dra. Martha Quiñones Domínguez

Para Prensa sin censura-Noticias

En la economía puertorriqueña lo más dañino es lo que no se ve o se discute. El problema de ser miope económico, en especial ante términos económicos, lleva a no entender lo que sucede en la economía.

En Puerto Rico y en EEUU existe ambas modalidades: ingreso mínimo (IM) y renta básica (RB), pero no lo llamamos con esos términos y se presta a confusiones. La diferencia entre IM o RB es la forma en que se otorga, pero ambas son transferencias sociales destinadas a cubrir ciertas necesidades de la población y se pagan con fondos públicos. Se justifican pues pretenden amortiguar la tendencia al empobrecimiento de las personas, mantener la demanda de bienes de consumo, garantizar la estabilidad económica y la paz social (que las personas no protesten y se queden tranquilas).

El debate de la necesidad de crear un ingreso mínimo o renta básica surge ante la crisis sanitaria del coronavirus, que es, además, social y económica por su impacto en las familias y en la actividad productiva del país. Es un ingreso justificado para sobrevivir los ciudadanos afectados, además de un rescate empresarial en el caso de la RB o es un ingreso en el caso de IM para sacar de la pobreza a los que ganan menos ingresos.

En Puerto Rico ese tema no se ha discutido públicamente, pero vivimos entre esos dos conceptos, ingreso mínimo o renta básica además de rescate empresarial y se hablan de conceptos parecidos, pero no discutidos en su perspectiva teórica.

La función del Gobierno

El debate sobre ingreso mínimo (IM) o renta básica (RB) se plantea como una situación donde el gobierno representativo debe velar por la gente ante el desamparo económico y cumplir su función social de proteger al ciudadano. Crear un ingreso que sostenga a las familias por encima del umbral de la pobreza (ingreso mínimo), o que sea de emergencia o transitoria (renta básica) lleva a debatir la ideología neoliberal que es hegemónica y devolver a la palestra pública términos keynesianos y socialistas (como el dinero que enviaron) que se aplican a la economía.

Son asistencias que complementan el ingreso de forma diferentes. La RB no se aplica de forma estricta en el mundo y es tema de debate actual, mientras que el IM es una prestación muy extendida en los países desarrollados, sobre todo, en Europa, EEUU, Japón y otros países industrializados.

Hoy se ha demostrado que la participación del gobierno en asuntos económicos, rescatando o corrigiendo los costos que genera el capitalismo y las políticas neoliberales, es urgente y necesario. Además de desmantelar el discurso neoliberal de que el Gobierno no hace falta, se impone el rescate del Gobierno con subvenciones, aplazamientos de pagos y rescate a las empresas para evitar el colapso de la economía basada en el consumo. La intervención estatal es la palanca de estabilidad y crecimiento económico para asegurar el bienestar de las mayorías. Es esencial la intervención del sector público.

(Martha Quiñones Domínguez es Doctora en Economía y Planificación. Es Catedrática del Recinto de Arecibo de la Universidad de Puerto Rico y ex Presidenta de la Asociación de Economistas de Puerto Rico)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s