Zaida Iris Morales: una ‘gringarriqueña’ revolucionaria

(Nota del Editor: tercera entrega de la serie Nuevas Mujeres de la Patria, en que reseñamos la gesta de heroínas que desde el anonimato reconstruyen a Puerto Rico.)

Jaime Torres Torres

Se considera una Gringa-rrican porque nació en Puerto Rico, pero se crió en el Bronx y en Albany, donde conoció la mentalidad del norteamericano.

“Entre más al norte vas subiendo en Nueva York, más nos enfrentamos al racismo. Necesariamente no fui discriminada porque pensaban que era italianos. Pero soy gringarriqueña porque no me crié aqui”.

Fue en 2011 cuando Zaida Iris Morales decidió regresar a Puerto Rico, tras la pérdida de un entrañable amigo y mentor de Albany, Bobby Rivera, maestro de la radiología y salubrista de muy alta estima en la comunidad hispana, fallecido en 2010.

“Entendí que la vida es corta. Era muy buena persona y enfermó de cáncer de pulmón. Fue muy impactante para mí y decidí soltar el belly dancing, la belleza y todo, para decidir vivir mi vida de vacaciones”.

Radicada en Añasco, la causa de la vía verde o el gasoducto de Luis Fortuño interpeló su conciencia política al igual que el desarrollo de una marina en el Río Culebrinas en Aguada.

“La primera protesta a la que asistí fue en contra de Monsanto en Isabela. Lo más impactante del gasoducto fue enterarme que Fortuño había entregado esa obra a un amigo sin experiencia. Lo del Río Culebrinas una podía pensar que era un proyecto bueno pero al entender la corrupción y ver cómo la gente sufre durante las inundaciones fue algo que me dolió”.

El 3 de julio de 2022 es una fecha inolvidable para Zaida Iris Morales: por defender los bienes de dominio público en la zona marítimo terrestre de la Playa Los Almendros en Rincón soportó el peso represivo de la policía.

Al amanecer de ese día, en las inmediaciones del condominio Sol y Playa la humanidad de alrededor de una docena de agentes le cayó encima para neutralizarla y arrastrarla, según se observa en videos, al perímetro que establecieron para entonces arrestarla.

La mujer resistió. De un lado, los agentes la halaban violentamente y de otro, manifestantes intentaban liberarla de sus garras.

Finalmente, fue arrestada y acusada de manera insólita de agresión hacia miembros de la uniformada, cuando la persona objeto de brutalidad policiaca fue precisamente esta mujer de 49 años, retirada hoy.

“Lo que sentí fue paz. Estaba tranquila. No podía creer lo que la policía estaba haciendo. Ellos siguen órdenes . Recuerdo luces, mucha gritadera y al lado observaba a mi pueblo y me sentía abrazada. Era una experiencia cuasi espiritual por los contrastes del amor y el odio. Lo hice porque soy puertorriqueña y me dio pena al ver la tortuga que desovó allí y escuchar a los políticos que son cómplices del asesinato de nuestros recursos naturales y de nosotros mismos”, comenta Zaida Iris, mujer que dedica sus luchas a su abuelo Rómulo Ortiz, de quien heredó el amor a la Patria, a su ‘country’.

El caso de presunta agresión aún se ventila en el Tribunal de Primera Instancia en Aguada y la próxima vista aparece en calendario para el 6 de septiembre.

Si bien la Policía pudiera retirar los cargos, el peor escenario es que sea multada. Pero la experiencia no es disuasivo de su militancia y lucha por el respeto a los bienes de dominio público en la zona marítimo terrestre.

“Aquí no hay miedo ni intimidación para nada. En mí lo qué hay es una Juana del Pueblo que está preocupada, encabronada y no voy a parar. Que me arresten y me esposen, pero no me van a callar”.

Zaida Iris Morales dijo a Prensa Sin Censura que el forcejeo al que la sometió la policía lastimó parte de sus extremidades. Al abalanzarse sobre ella e intentar moverla al perímetro casi la desnudan. Eso lo considera una ofensa a su integridad, por lo que no descarta contrademandar a la uniformada.

“Aquí ha habido una grave violacion de derechos humanos y civiles. Aquí me ponen como que yo agredí. Hasta La Comay dijo que yo lancé arena a los ojos de los guardias y que pagué fianza. No me leyeron derechos, ni me ficharon. Nada. Todo fue mentira”.

Zaida Iris Morales, quien reside entre Añasco y Carolina, seguirá luchando por los recursos naturales del País.

Desde su despertar gracias a la lucha contra el gasoducto, Zaida es parte de los puertorriqueños que resisten contra la usurpación del capital en la Playa Los Almendros, la Cueva de las Golondrinas, la playa de Santa Isabel, Bahía de Jobos en Salinas, los cambios en la reclasificación de suelos en Puerto Rico y actualmente contra LUMA Energy.

“Todo esto a espaldas del Pueblo. Se ganan millones como si fueran los dueños de la fokin isla, sin ánimo de ofender. Casitas abandonadas en La Pared en Luquillo ahora las venden en millones”.

Cómo Zaida Iris Morales, centenares de féminas anónimas sacan la cara como defensoras de la Patria.

Con su valentía, militancia e inteligencia transmiten un mensaje contundente: la mujer que se empodera es corazón protector e indestructible de la Nación.

“Los puertorriqueños se respetan. La agresión del jueves en el Viejo San Juan durante la manifestación contra LUMA es un ejemplo de tanta falta de respeto de parte de nuestros compatriotas de la policía y de nuestra gobierno. Esto no puede continuar. Un gobierno corrupto no se obedece, sino que se encarcela”.

Zaida Iris Morales.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s